• 12 Oct 20
  • Posted by Di Maro, Vincenzo , Leeffers, Stefan , Serra, Danila , Vicente, Pedro C.
  • Educación

Alentar a los padres a participar más en la educación de sus hijos

Es probable que la movilización de los padres de los países en desarrollo para que participen más en la educación de sus hijos conduzca a una mejor gestión de la enseñanza y la escuela, así como al objetivo final de mejorar los resultados para los alumnos. Esta columna explora la mejor forma de lograr la movilización, incluida la evidencia reciente sobre intervenciones políticas en Angola. Si bien las visitas domiciliarias que brindan información a los padres pueden aumentar la participación de estos en el hogar, pero no tienen ningún impacto en la participación en la escuela, las reuniones de padres en la escuela tienen el efecto contrario. Después de movilizar a los padres, solo la combinación de todas las intervenciones mejora la enseñanza y la gestión escolar.

Informar y movilizar a los padres tiene el potencial de mejorar la calidad educativa a través de una mayor presión de abajo hacia arriba: como receptores de los servicios, los padres están en la mejor posición para monitorear las escuelas y es lo mejor para ellos hacerlo. Con este fin, se han implementado muchas intervenciones en países en desarrollo en los últimos años, por lo general brindando a los padres información sobre el desempeño relativo de las escuelas (o de los niños) y/o las formas en que pueden participar en el seguimiento más amplio de los maestros o del proceso educativo.

Los resultados de estas intervenciones son mixtos, con impactos significativos observados cuando los padres pueden transferir a sus hijos a una escuela diferente, están capacitados para llevar a cabo campamentos fuera de la escuela de forma voluntaria, reciben información sobre la captación local de fondos de la escuela primaria, o reciben poder en el contexto de las juntas escolares.

Si bien las investigaciones sobre el impacto de la información por sí sola tienden a documentar efectos nulos (por ejemplo, como se observó recientemente en Kenia), es un desafío llegar a conclusiones sobre la efectividad de este tipo de intervención, ya que los tipos de información y las formas en que la información se transmite difieren mucho entre los estudios.

De hecho, el conjunto de investigaciones sobre intervenciones en la primera infancia, que a menudo emplea información para los padres y estrategias de movilización, ofrece una serie de resultados positivos (véanse los resultados recientes para la India).

Además, una base de pruebas pequeña pero creciente sobre intervenciones realizadas en países desarrollados para aumentar la participación de los padres en la educación de los niños encuentra resultados optimistas. Los ejemplos incluyen reuniones de padres en escuelas francesas de educación media en áreas desfavorecidas, que tienen como objetivo capacitar a los padres sobre las diferentes formas de ayudar a sus hijos a desempeñarse mejor en la escuela, incentivos monetarios proporcionados a los padres en las escuelas de Chicago para que asistan a las sesiones de la academia para padres e información conducente a mejores prácticas en el hogar transmitida a través de mensajes de texto en San Francisco.

En un trabajo reciente en Angola, evaluamos la efectividad de una intervención de información y movilización que incorpora la mayoría de los elementos de las intervenciones de información previamente implementadas en el sector de la educación en los países en desarrollo, al tiempo que toma prestadas características de las intervenciones en la primera infancia.

A los padres de las escuelas primarias seleccionadas al azar se les mostraron tarjetas de puntuación que comparan el desempeño de la escuela local en función de varias métricas: la educación de los maestros y las tasas de ausencia, la infraestructura escolar y las prácticas de gestión, así como los resultados de las pruebas de los alumnos, en relación con otras escuelas de la zona.

Además, a los padres se les mostraron cómics que representaban los comportamientos deseables de los padres y los niños en el hogar y en la escuela, una característica novedosa de nuestra intervención de información (véase el extracto en la Figura 1). Además, de manera similar a los programas de desarrollo de la primera infancia, esta intervención de información se transmitió de la manera más intensiva posible, es decir, a través de interacciones uno a uno durante las visitas domiciliarias mensuales repetidas durante más de un año académico completo.

Figura 1. Extracto de cómics

Nota: La version completa de los comics y la tarjeta de puntuación se pueden encontrar en el sitio web del proyecto.

También preguntamos si se podrían obtener resultados similares dejando que la información relevante emerja y circule de manera endógena entre los padres durante las reuniones donde no se proporciona información externa. Con este fin, evaluamos una segunda intervención de Reuniones, realizada en otro conjunto de escuelas seleccionadas al azar, donde organizamos y facilitamos reuniones de padres donde se invitó a los participantes a plantear inquietudes sobre las escuelas de sus hijos y discutir conjuntamente posibles soluciones.

Finalmente, en una tercera intervención implementamos una combinación de las dos primeras intervenciones.

Nuestros resultados no muestran evidencia de mejoras en el desempeño de los alumnos. Pero nuestro análisis de los efectos heterogéneos encuentra que las intervenciones mejoraron el rendimiento, pero solo en las escuelas que en general eran mejores en la línea de base, lo que sugiere que puede tomar más tiempo para que las escuelas peores que el promedio vean que los cambios en la participación de los padres (en el hogar o en la escuela) se traduzcan en mejores resultados educativos.

Los efectos limitados en el aprendizaje de los estudiantes, en comparación con los resultados positivos de una intervención de boleta de calificaciones en Pakistán, pueden explicarse por el frágil mercado educativo en las zonas rurales de Angola. Hay pocas “opciones externas” para que los padres elijan, y mucho menos escuelas privadas, lo que limita en gran medida el poder de negociación de los padres.

Más importante aún, encontramos que todas las intervenciones fueron efectivas para movilizar a los padres. Pero la intervención de Información solo afectó la participación de los padres en el hogar (por ejemplo, la probabilidad de ayudar con la tarea), mientras que la intervención de Reuniones aumentó la participación de los padres en la escuela (por ejemplo, la presencia de representantes de los padres en la junta escolar.

La intervención que combinó información y reuniones de padres afectó ambas dimensiones de la participación de los padres, al mismo tiempo que mejoró la infraestructura y la gestión escolar, la satisfacción de los padres con los maestros y las actitudes de los maestros hacia los padres.

Nuestros resultados sugieren que, para movilizar a los padres en la escuela, proporcionar información no es suficiente, incluso cuando es muy completa. Facilitar reuniones de padres parece ser necesario para ese propósito, posiblemente debido a la necesidad de que los padres desarrollen vínculos que les permitan superar problemas de acción colectiva.

Tener reuniones de padres con una agenda abierta puede hacer el trabajo y, al mismo tiempo, ser mucho más económico de implementar en comparación con las intervenciones de la tarjeta de puntuación. Pero parece ser necesario combinar las reuniones de padres con la difusión de información de alta intensidad para lograr mejoras en la gestión y la enseñanza de la escuela.

 

Autores:

Vincenzo Di Maro es economista senior en el departamento de Evaluación de Impacto en el Desarrollo (DIME) del Banco Mundial. Su investigación reciente se ha centrado en el desarrollo y las adquisiciones locales. 

Stefan Leeffers es candidato a doctorado en Economía en Nova School of Business and Economics, donde también está afiliado al Centro NOVAFRICA. Su principal tema de interés es la economía del desarrollo del comportamiento, con un enfoque en cuestiones relacionadas con la economía política.

Danila Serra es profesora asociada de economía en la Universidad de Texas A&M. Danila aplica métodos experimentales al estudio de la corrupción, la provisión de servicios públicos, género y educación. 

Pedro Vicente es Catedrático de Economía en Nova School of Business and Economics, donde también es el director científico fundador del Centro NOVAFRICA. Pedro se especializa en economía del desarrollo y África.