Comercio digital: la amenaza potencial para las mujeres trabajadoras en el hemisferio sur

Uno de los temas clave en la 12ª Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio en junio fue la moratoria sobre las transmisiones electrónicas que prohíbe a los países cobrar derechos de aduana sobre las importaciones de productos digitales, tales como libros electrónicos, software y videojuegos en línea. Como se explica en esta columna, la forma en que los responsables políticos de los países en desarrollo abordan los desafíos de los flujos de datos, la localización de datos y el intercambio de código fuente afectará de manera crítica los resultados económicos y sociales de las trabajadoras en el hemisferio sur.

La rápida adopción de tecnologías digitales en el diseño y desarrollo de productos, la automatización y la robótica en la fabricación, y el surgimiento de mercados digitales, como Amazon, se han promocionado como vías para el empoderamiento de las mujeres. Pero si bien la digitalización ofrece un potencial significativo para promover la participación de las mujeres en el mercado laboral, los beneficios no son ni automáticos ni homogéneos. La evidencia emergente sugiere que las tecnologías digitales afectan el trabajo de las mujeres de maneras complejas y diversas.

Considere el caso de la fabricación de prendas de vestir. Algunas tareas, como cortar material, son más fáciles de automatizar que otras, como coser, lo que indica que la automatización puede desplazar a los trabajadores en algunas tareas, pero crear oportunidades de empleo en otras. Por ejemplo, el despliegue de láseres para corte modernos en la fábrica de prendas de vestir A-Z en Tanzania desplazó a los trabajadores dedicados al corte, pero los aumentos de productividad en esta área de operaciones condujeron a una mayor producción, creando puestos de trabajo en la siguiente etapa de costura, que requiere relativamente más habilidades y está dominada en gran parte por mujeres.

También se pueden crear nuevos puestos de trabajo en la cadena de valor de las prendas de vestir, por ejemplo, en el funcionamiento y mantenimiento de equipos controlados por computadoras y en ocupaciones relacionadas con STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). Sin embargo, las mujeres del hemisferio sur tienen menos probabilidades de conseguir estos empleos, ya que siguen rezagadas en las habilidades analíticas y de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), y en las habilidades sociales y de liderazgo. Los trabajadores desplazados por la automatización en las economías en desarrollo también tienen más dificultades para acceder a nuevos empleos en otras partes de la economía que los trabajadores de las economías desarrolladas.

La adopción de tecnologías digitales por parte de las “empresas líderes” -las que establecen los parámetros de producción en las cadenas de valor globales- puede reconfigurar aún más cadenas de valor completas. Levi´s, por ejemplo, ha invertido en imágenes digitales y automatización de tareas de acabado en sus jeans. Si bien las empresas líderes han seguido realizando actividades de mayor valor añadido, como el diseño, el aumento subsiguiente de la competitividad de los costos y la creciente demanda de producción en masa personalizable pueden llevar a Levi´s a acercar sus otras tareas de fabricación que se habían deslocalizado a sus hogares en los Estados Unidos.

Este fenómeno de “reasignación” podría conducir a la pérdida de puestos de trabajo en la industria manufacturera para los trabajadores del hemisferio sur, afectando de manera desproporcionada a las mujeres en tareas de baja calificación y rutinarias. El aumento de la automatización en las empresas de prendas de vestir con plomo también puede tener un “efecto de apoyo”, en virtud del cual los proveedores de los países en desarrollo reducen los salarios para seguir siendo competitivos.

Del mismo modo, en el sector de la “externalización de procesos de negocio” (BPO por sus siglas en inglés), las empresas líderes están adoptando tecnologías digitales, como chatbots y “automatización de procesos robóticos”, tecnologías que facilitan el despliegue y la gestión de robots de software para imitar las interacciones humanas con los sistemas digitales. Hay informes de actividades de BPO de reasignación de empresas multinacionales, incluidos Virgin Media del Reino Unido y Telstra y Optus de Australia que operan en la India y Filipinas, mientras que Whirlpool ha reasignado 400 empleos de atención telefónica en los Estados Unidos.

Los trabajos de BPO ocupados por mujeres que son intensivos en tareas rutinarias o repetitivas corren un mayor riesgo de ser automatizados. Por ejemplo, los chatbots están automatizando trabajos repetitivos de gama baja en centros de llamadas, que pueden afectar desproporcionadamente a las trabajadoras, particularmente en centros de llamadas donde sus “habilidades sociales femeninas” se consideran un activo.

Propuesta de normas mundiales sobre el comercio digital: ¿un nuevo afianzamiento de las desigualdades de género?

Paralelamente a la rápida adopción de las tecnologías digitales en los sistemas económicos, algunos países están negociando normas mundiales sobre el comercio digital. En 2017, los 71 miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) firmaron una declaración conjunta sobre el comercio electrónico, anunciando su intención de “iniciar un trabajo exploratorio conjunto hacia las futuras negociaciones de la OMC sobre los aspectos del comercio electrónico relacionados con el comercio.”

Las reglas de comercio electrónico propuestas en esta iniciativa de declaración conjunta (JSI por sus siglas en inglés) propagan un programa de países desarrollados, que puede agravar los desafíos que enfrentan las trabajadoras en el hemisferio sur de manera diferente, lo que requiere un replanteamiento cuidadoso para evitar un mayor arraigo de las desigualdades de género. Por ejemplo, en el marco de la Iniciativa conjunta, los Estados Unidos están tratando de lograr una moratoria permanente de la imposición de derechos de aduana a los productos transmitidos electrónicamente, como la música, los programas informáticos y los videojuegos.

La pérdida potencial de ingresos arancelarios de esta prohibición en el período 2017-2020 se estima en $ 48 mil millones para los países en desarrollo, mientras que los países menos adelantados (PMA) han perdido aproximadamente $ 8 mil millones. Este debilitamiento de la base de ingresos fiscales ejercerá presión sobre las infraestructuras pertinentes para la atención, como las redes de seguridad social, que afectan de manera desproporcionada a las mujeres, la mayoría de las cuales trabajan en el sector no estructurado de la economía.

Las políticas más eficaces en materia de igualdad entre los géneros tienden a consistir en diversas formas de discriminación positiva en la reglamentación nacional, como las iniciativas de servicios domésticos que tienen en cuenta las cuestiones de género en los acuerdos comerciales. Pero en el 80% de sus acuerdos comerciales existentes, Estados Unidos pide un trato nacional para las empresas estadounidenses de comercio electrónico, y en más del 70% de sus acuerdos comerciales, no ofrece ninguna disposición especial para facilitar el acceso al comercio electrónico para las micro, pequeñas y medianas empresas (en las que las mujeres tienden a estar concentradas).

Además, la JSI trata de prohibir a los gobiernos que exijan cualquier acceso a los códigos fuente o a las revelaciones algorítmicas de las corporaciones digitales transnacionales, como Google, sin excepciones o trato especial o diferencial para los países en desarrollo o los PMA. Esto obstaculizará la transferencia de tecnología, que es un importante motor para el desarrollo de la industria digital local y la creación de empleo en los países en desarrollo.

Además, el uso de técnicas algorítmicas en los mercados digitales globales puede terminar excluyendo y marginando injustamente a las pequeñas empresas dirigidas por mujeres y a las trabajadoras en el hemisferio sur, incluso a través de la exclusión de oportunidades de trabajo o salarios bajos.

Por ejemplo, hay un sesgo de género en la entrega de anuncios en Facebook: la plataforma muestra los anuncios de Domino para los puestos de trabajo de entrega – tradicionalmente realizados por trabajadores varones – a una fracción más alta de los hombres que los puestos de Instacart. La mayoría de las empresas dirigidas por mujeres también han estado en desventaja en los procesos de puntuación basados en datos del algoritmo de caja de compra de Amazon.

Forjar futuros inclusivos del mercado laboral para las mujeres en el hemisferio sur

Las desigualdades digitales de género en todos los niveles -desde las empresas y la formulación de políticas hasta las capacidades y la educación- corren el riesgo de dejar a las mujeres atrás sin intervenciones políticas adecuadas. La brecha digital que enfrentan las mujeres en el hemisferio sur es de cinco etapas y dinámica, y se manifiesta en forma de acceso a la tecnología, adopción de tecnología, participación en el sector de las TIC, dividendos de la participación y elaboración de normas relacionadas con la tecnología.

Se necesitan políticas de conectividad digital específicas y nuevas inversiones en la industrialización digital para abrir oportunidades para el espíritu empresarial de las mujeres y su participación en la economía digital.

Las políticas nacionales deben abordar las desigualdades de género en el acceso digital a través de fondos públicos comunitarios dedicados a ampliar la conectividad a Internet. Una mayor matriculación de mujeres en el programa STEM, así como en la educación y formación técnica y profesional, contribuirá a aumentar la exposición de las mujeres a la tecnología desde una etapa más temprana y a promover una representación significativa en los ministerios nacionales de TIC y en la formulación de normas a nivel mundial.

Del mismo modo, las decisiones de automatizar la producción a nivel de empresa deben incorporar a las mujeres en la toma de decisiones, mientras que la capacitación que tenga en cuenta las cuestiones de género en las empresas puede garantizar que las trabajadoras estén preparadas para ocupar nuevos puestos de trabajo creados por la digitalización.

Los marcos nacionales de política de comercio digital deben conservar el espacio de políticas para abordar las cuestiones relativas a los derechos de aduana, las corrientes de datos, la localización de datos y el intercambio de códigos fuente. La libertad de imponer derechos de aduana a los productos digitales importados podría ser un canal importante a través del cual los países en desarrollo pudieran aumentar los impuestos, que luego podrían gastarse en otras prioridades. Tener derecho a acceder a algoritmos puede permitir a los gobiernos de los países en desarrollo proteger el futuro económico y social de las trabajadoras.

 

Autora:

Karishma Banga es investigadora en el Grupo de Tecnología Digital del Instituto de Estudios del Desarrollo del Reino Unido. También es asesora de política comercial digital en la Red de Mujeres Empresarias de la Commonwealth.