Conectar las pruebas a la política: siete lecciones clave para los investigadores

¿Cómo pueden los investigadores involucrase de forma más efectiva con los decisores políticos? Esta columna, escrita por un experimentado emprendedor político en Pakistán, proporciona algunos consejos.

Son tiempos en los que los datos y los hechos se respetan menos y, las emociones y los mensajes populistas tienden a dominar. Para los investigadores de esta época, el objetivo más importante es quizás posicionarse a sí mismos de modo que sus pruebas no sean ridiculizadas. Necesitan dar un mensaje que tenga relevancia para la adopción de políticas con un impacto significativo en los valores fundamentales de la humanidad.

Seré sincero aquí. Según nuestra experiencia en el Instituto de Política de Desarrollo Sostenible (IPDS) gestionando varios programas de compromiso político– desde  el ámbito de la política tributaria redistributiva hasta el de las  empresas sociales para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible – la mayoría de los investigadores permanecen como meros espectadores. O bien no disponen de incentivos para realizar un esfuerzo extra y colaborar con un amplio abanico de responsables de la elaboración de políticas o no tienen la capacidad para ello.

Esta columna no abordará la cuestión de los que se comportan como espectadores. Estoy interesado en hablar con los investigadores dispuestos a involucrarse. Pueden cometer errores, pero están en disposición de introducir ajustes a su estrategia de participación.

Para este grupo de investigadores, el IPDS puede ofrecer algunos mensajes. Una vez más, éstos pueden no ser el consejo perfecto, pero sí son algunas lecciones desde nuestros recientes compromisos con decisores políticos en Pakistán.

1. No ofrecer sólo recomendaciones: acompañar a los decisores políticos en su trayectoria de reforma.

En la mayoría de las ocasiones, los decisores políticos no están interesados en ser estudiantes. Francamente, sus trabajos no les dejan tiempo. Pero la mayoría de ellos valoran si estás fácilmente disponible y que puedas comprometerte a medio y largo plazo, a menudo desinteresadamente. Por supuesto, no todos los investigadores podrán hacerlo, pero esto puede marcar la diferencia si quieres que tus ideas se introduzcan e influyan en las salas de juntas y discusiones de gabinete.

2. Aprende a pensar en términos de costes y beneficios políticos

¿Cuándo fue la última vez que leíste el manifiesto del partido gobernante? Si quieres conseguir tiempo con los políticos, necesitas encontrar puntos de partida en dicho documento.

Incluso puedes necesitar presentar tu consejo en épocas de compromisos electorales – sólo para adquirir relevancia, que podría conducirte a ganar tiempo con ellos. Los objetivos descritos en el manifiesto son sagrados para ellos: construye sobre esta base, incluso aunque te propongas presentar divergencias después.

3. Reconsiderar el desarrollo de capacidades

¿Puede llevar la capacitación de funcionarios públicos en materia de recopilación de pruebas a mejorar los resultados de la toma de decisiones? En el IPDS nuestra experiencia sugiere que no existe una correlación directa. Hemos dirigido cientos de dichas sesiones de desarrollo de capacidades. Sobre la base de estas reuniones, permítaseme ofrecer una visión realista: a menudo la persona que resulta designada para participar en las sesiones de capacitación es la más desocupada. La persona con poder real es demasiado importante para dedicar tiempo a estas sesiones. Pero si el decisor político auténtico no aparecerá, ¿qué puede hacerse para atraer su interés?

El IPDS combinó recientemente las lecciones de desarrollo personal con un debate sobre  recopilación de pruebas. Nos centramos más en la cuestión de cómo el conocimiento inteligente podría hacerte un decisor político más inteligente. El vínculo fue complicado de construir al principio, pero al final, los participantes fueron más lejos con la sensación de que necesitaban reservar algún tiempo para formarse obligatoriamente, para hacer que su pensamiento fuera más claro.

4. Comprender la capacidad de atención de los decisores políticos

En el IPDS estamos ayudando a un decisor político clave con una reforma tributaria a nivel nacional. Cada vez que usamos WhatsApp para alertarle de un elemento de prueba, solicita un resumen de no más de cinco líneas. No le culpo a él: en esta era de exceso informativo, está justificado que los decisores políticos soliciten mensajes concisos.

Los investigadores necesitan verse a sí mismos como emprendedores políticos. Los emprendedores están en el negocio de la venta y tú estás intentando vender decisiones políticas. En la mayoría de las ocasiones, no tienes la libertad de varios meses para ofrecer tu consejo. Tienes que comunicar de inmediato y el mensaje debería sonar como una idea a la que le ha llegado su hora.

5. Aprende a exigir respeto a la evidencia

Comprometerse ahora con los políticos tiene un coste casi de 0. Los documentos de orientación política, resúmenes de una página y los artículos de opinión son herramientas del pasado. Sólo son efectivas si son complementadas con varias fuentes de redes sociales. Usa Twitter – y reconoce que hasta tuitear tiene limitaciones; en cuyo caso, usa Instagram: una imagen a menudo habla más que las palabras. Fomenta el uso innovador de datos: imágenes que apoyen tu argumento pueden ser más efectivas. Postea, re-postea y solicita a otros líderes de pensamiento que compartan tu contenido de redes sociales.

6. ‘Decisores políticos’ no sólo significa políticos

Como emprendedor político, se espera de ti que comprendas no sólo tu disciplina, sino también que entiendas cómo se configura el ecosistema de las políticas públicas en tu país. El Parlamento o los políticos sólo serán una parte de la historia. Los ejercicios de la formulación de políticas implican ampliamente a los empleados públicos, a la judicatura, a las oficinas del defensor del pueblo, colegios de abogados y otras varias instituciones. Aunque cubriendo todas estas bases no resulta normalmente suficiente. Dentro del poder ejecutivo, lo más difícil de conseguir es la coordinación interinstitucional. Aunque puedas superar este obstáculo, todavía encontrarás con frecuencia una alta rotación de empleados públicos.

7. La regla de oro

Encuentra valedores dentro del sistema y trabaja con ellos de por vida. Consagra a estos valedores como héroes; proporciónales de notoriedad; deja que se lleven el mérito, ya que el reconocimiento en sí mismo les motiva intensamente para avanzar, pensar, actuar y, finalmente, liderar el cambio.

 

Autor:

El Dr. Vaqar Ahmed Director Ejecutivo Adjunto en el Instituto de Política de Desarrollo Sostenible. 

 

 

 

Este artículo se publicó como parte de nuestro debate sobre el uso de la investigación, organizado en asociación con GDN y Results for All. Abeba Tadese, directora ejecutiva de Results for All, se unió a nuestro equipo editorial para esta serie de blogs.