• 27 May 19
  • Posted by Eble, Alex , Hu, Feng
  • Educación

Contrarrestar los mensajes de 'sesgo de estereotipo' a los niños

La exposición a los estereotipos, como “los niños son mejores que las niñas para aprender matemáticas”, puede tener un gran impacto en las creencias de los niños. Esta columna informa sobre el sesgo del estereotipo y lo que podemos hacer al respecto. Los autores concluyen que debemos asegurarnos de que las niñas, las minorías y cualquier otra persona que se enfrente a un estereotipo potencialmente dañino, también se expongan al mensaje de que también pueden tener éxito, por ejemplo, mostrando ejemplos de éxito que se parezcan a ellas.

Uno de los problemas más apremiantes en el mundo de hoy es la difusión de información errónea, desde noticias falsas hasta mensajes de prejuicios étnicos y de género. Las creencias incorrectas se propagan rápidamente y pueden causar daño de una forma diferente.

En nuestra investigación, exploramos el "sesgo del estereotipo": la noción de un grupo definido, por ejemplo, por género o etnia, resulta inferior a otro en alguna dimensión. Nos dimos cuenta cómo afecta el desarrollo infantil entre las edades de 12 y 16 años, y qué podemos hacer al respecto.

Los niños forman sus creencias según con lo que entran en contacto: sus padres, sus compañeros, sus maestros y los medios de comunicación. Estas creencias influyen en las decisiones de los niños: desde lo que quieren ser cuando crezcan hasta lo que eligen para trabajar duro y en donde aflojan.

Esto es importante de remarcar: decirles a algunos niños que son malos en una materia solo por su género u origen étnico puede hacer que se sientan menos entusiasmados con esa materia en relación con las demás. Si esto hace que trabajen menos, obtendrán una peor puntuación en el siguiente examen, confirmando el mensaje inicialmente incorrecto.

En una serie de artículos recientes, estudiamos la transmisión y los impactos de la exposición al estereotipo de que los niños son mejores que las niñas en el aprendizaje de las matemáticas.

Utilizamos los datos de las escuelas secundarias chinas para estudiar cómo esta creencia se transmite de una generación a la siguiente, y cómo esto afecta la confianza y el rendimiento de las niñas.

En los datos de estas escuelas, vemos que las niñas superan a los niños en todas las materias, incluidas las matemáticas. A pesar de esto, aproximadamente la mitad de los padres y los niños todavía creen que los niños son mejores que las niñas. ¿Qué está pasando?

Estudiamos cómo la transmisión de esta creencia de padres a hijos puede ayudar a explicar este patrón. A partir de esta investigación, nuestro presentimiento fue el siguiente:

• Primero, las personas forman sus creencias cuando son niños.

• Segundo, las creencias de los niños están muy influenciadas por las creencias de sus padres.

• En tercer lugar, las creencias de los padres se formaron hace 30–40 años, cuando los padres mismos eran hijos (y cuando era más probable que el estereotipo de que las mujeres obtuvieran mejores resultados en matemáticas que los hombres, por varias razones, fuera cierto).

Lo que esto significa que, si los padres tienen creencias desactualizadas, podrían estar transmitiéndolas a sus hijos, y sus hijos podrían estar transmitiéndolas a sus amigos.

Demostramos que, en el caso chino, esto es exactamente lo que sucede. Los niños cuyos padres creen que los niños son mejores que las niñas al aprender matemáticas son mucho más propensos a mantener esta creencia ellos mismos.

Lo que es peor es que si una niña es colocada en una clase donde más de sus compañeros tienen padres que creen esto, es mucho más probable que ella misma tenga la creencia: un aumento de 25 puntos porcentuales en la proporción de compañeros cuyos padres mantienen la creencia aumenta la probabilidad de que una niña la mantenga por más de 10 puntos porcentuales.

Además, vemos que las niñas aprenden más de sus compañeras que de sus compañeros y viceversa para los niños, exactamente lo que usted esperaría si los niños aprendieran de sus amigos.

Esto también afecta los puntajes en los exámenes de los niños: ser inscrito en una clase de matemáticas con más compañeros en los que los padres mantienen esta creencia empeora su puntaje de examen si es una niña y lo mejora si es un niño. ¡Ese mismo cambio de 25 puntos en los compañeros cuyos padres creen que los niños son mejores que las niñas en el aprendizaje de matemáticas, reduce los puntajes reales de las niñas, en comparación con los niños, en más del 33%!

En otras palabras, tanto los niños como las niñas reciben el mensaje de sus compañeros sobre la capacidad relativa de los niños y las niñas, y esta creencia afecta su propio desempeño exactamente de la manera que dice el mensaje.

El trabajo de otros científicos sociales sugiere que este modelo, las personas que aprenden sobre el mundo de sus padres y compañeros, lo que luego influye en su esfuerzo y desempeño, tiene un impacto en temas más allá del género.

Hay muchas otras fuentes potenciales de estereotipos, por ejemplo, por etnicidad y estatus socioeconómico. Si, en una etapa temprana de la vida, los niños están expuestos a que se asignen sus capacidades desde la pertenencia en tales grupos, esta exposición podría generar diferencias en el esfuerzo, el entusiasmo y las aspiraciones, lo que podría agravarse con el tiempo y generar una desventaja real.

Este es un desafío político particularmente difícil, ya que existen innumerables fuentes (colegas, maestros y medios de comunicación) a través de las cuales se puede transmitir este tipo de información.

Entonces, ¿qué podemos hacer al respecto? Si bien es difícil identificar a los compañeros a través de los cuales es más probable que se transmitan tales creencias, la buena noticia es que hay muchas formas de combatir los daños causados ​​por la exposición a estas creencias.

Una es luchar directamente contra los estereotipos. Promoviendo mensajes en la escuela (y en una sociedad más amplia) que las niñas pueden tener y tienen éxito en carreras en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, o nombrando el estereotipo y explicando por qué está mal, y que podemos mejorar las posibilidades de las niñas de superar los daños que causan tales estereotipos. Podemos hacer cosas similares para cualquier otra persona que se enfrente al mensaje de que son peores porque pertenecen a cierto grupo.

Otra forma de combatir este problema es proporcionar con otros modelos de roles a quienes se enfrentan a estereotipos. Aquí la intuición es simple: si a una niña se le dice que es mala en matemáticas porque las niñas son malas en matemáticas, simplemente muéstrele un ejemplo (¡o muchos!) de niñas que son muy buenas en matemáticas, lo que contradice directamente el estereotipo. También se ha demostrado que esta solución de política, sobre la que se puede actuar de inmediato, aumenta la probabilidad de que las mujeres elijan especializarse en economía.

Las creencias son maleables, especialmente al principio de la vida. La gran lección de política que extraemos de este apasionante cuerpo de investigación es la siguiente: debemos asegurarnos de que las niñas, las minorías y cualquier otra persona que se enfrente a un estereotipo potencialmente dañino también se exponga al mensaje de que también pueden tener éxito, tal vez mostrando a estos niños ejemplos de éxito que se parezcan a ellos.

Entre el género y la etnicidad, es probable que más de la mitad del mundo se enfrente a algún tipo de estereotipo negativo durante la infancia. Cuanto más podamos evitar que estos estereotipos reduzcan la inversión de las personas en sí mismas, más rico será el mundo.

 

Autores:

Alex Eble es profesor asistente de economía y educación en la escuela de educación para graduados de la Universidad de Columbia, Teachers College. La mayor parte de su investigación tiene que ver con la economía de la educación en el mundo en desarrollo.

Feng Hu es profesor de economía en la Escuela de Administración y Economía de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Beijing, China. Sus intereses de investigación incluyen la migración laboral, la educación, salud y el espíritu empresarial en China.