El pánico podría causar una crisis alimentaria mundial como resultado del Covid-19

Un resultado potencialmente desastroso de la pandemia de Covid-19 sería una crisis alimentaria mundial. Esta columna del ex Director General del Instituto Internacional de Investigación de la Política Alimentaria sostiene que para garantizar la seguridad alimentaria para todos es necesaria una acción urgente tanto a nivel mundial como nacional. Los precios y los mercados de los alimentos deben monitorearse de cerca; las redes de seguridad social deben proteger a los más afectados y a los más vulnerables; se requiere más inversión para construir sistemas alimentarios más resistentes, y; es vital garantizar el funcionamiento normal de las cadenas de suministro agrícola y alimentaria y el flujo fluido del comercio mundial.

La pandemia de Covid-19 es una de las mayores crisis sanitarias mundiales desde la Segunda Guerra Mundial: más de 70.000 personas ya han perdido la vida y los sistemas de salud están bajo presiones que no se habían experimentado durante décadas. Si no se toman las medidas adecuadas, esta emergencia sanitaria también podría conducir a una crisis alimentaria mundial.

Debido a las restricciones de movimiento y las interrupciones de las cadenas de suministro y el comercio, la seguridad alimentaria y nutricional de muchas personas, en particular los grupos de población especialmente vulnerables, como los niños, las mujeres y los ancianos, podría verse comprometida. Lo más importante es que el comportamiento de pánico podría conducir a aumentos mundiales de los precios de los alimentos y a la volatilidad, lo que podría exacerbar aún más los riesgos para la seguridad alimentaria y nutricional mundial. Hemos visto este tipo de comportamiento antes, en particular durante el ébola, la gripe aviar y la crisis de los precios de los alimentos de 2008.

La seguridad alimentaria mundial ya enfrenta desafíos

El mundo ya se enfrenta a desafíos de seguridad alimentaria y nutricional. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), más de 820 millones de personas en todo el mundo padecen hambre, aunque el número de China reportado por la FAO está excesivamente sobreestimado.

Además, cerca de 150 millones de niños en todo el mundo tienen retraso en el crecimiento debido a la falta de una nutrición adecuada. Y en muchos países, el hambre y la desnutrición han ido en aumento durante los últimos tres años debido a los conflictos y la crisis de los refugiados, el cambio climático y el empeoramiento de la desigualdad. El Oriente Medio y las regiones subsaharianas son particularmente vulnerables.

Es casi seguro que el número total de personas hambrientas volverá a aumentar en 2020 debido al Covid-19. Los bloqueos y restricciones de movimiento reducen la producción de alimentos debido a la falta de insumos y mano de obra, y las interrupciones en las cadenas de suministro de alimentos y el comercio. Los programas de alimentación escolar y los planes de protección social también podrían volverse disfuncionales.

El impacto indirecto a través de un crecimiento económico más lento podría afectar a la seguridad alimentaria y nutricional de millones de personas. La pandemia está sacudiendo los mercados bursátiles mundiales, y la actividad económica y la inversión se han desacelerado drásticamente en lugares donde muchas personas están enfermas y los movimientos se limitan a contener una mayor propagación del virus.

El pánico podría conducir a una crisis mundial de seguridad alimentaria y nutricional

Si los países también entran en pánico, el comercio de alimentos y los mercados podrían verse alterados, aunque a una escala mucho mayor. Kazajstán, uno de los mayores armadores mundiales de harina de trigo, prohibió las exportaciones de ese producto junto con otros, como las zanahorias, el azúcar y las papas. Serbia ha detenido el flujo de su aceite de girasol y otros productos. Rusia está dejando la puerta abierta a las prohibiciones de los envíos y ha dicho que está evaluando la situación semanalmente.

La crisis de los precios de los alimentos de 2008 nos enseñó una valiosa lección. La crisis fue causada por sequías en Australia y Argentina, aumento de los precios del petróleo, aumento del uso de granos alimenticios para la producción de biocombustibles y fallas en la política comercial. Esto llevó a muchos países a imponer diversas políticas de exportación para restringir la exportación de productos alimenticios..

Por ejemplo, no había escasez de suministro de arroz, pero debido a la actitud de pánico, muchos países impusieron impuestos más altos a las exportaciones de arroz o prohibieron las exportaciones de arroz por completo. Los precios del arroz se duplicaron en el mercado mundial en seis meses, causando graves perturbaciones en el comercio del arroz, lo que llevó a una crisis de precios de los alimentos. Debemos seguir supervisando y desalentando a los países de prohibir las exportaciones de alimentos.

Cómo prevenir el pánico

El nuevo coronavirus todavía se está extendiendo y es difícil decir cuándo será contenido. Para garantizar la seguridad alimentaria de todos, debemos tomar medidas urgentes tanto a nivel mundial como nacional.

En primer lugar, es necesario vigilar de cerca los precios de los alimentos y los mercados. La difusión transparente de la información fortalecerá la gestión gubernamental del mercado alimentario, evitará que la gente entre en pánico y guiará a los agricultores a tomar decisiones racionales en la producción. Para eliminar la especulación del mercado sobre la oferta en el brote, los gobiernos deben fortalecer la regulación del mercado.

En segundo lugar, es necesario garantizar que las cadenas internacionales y nacionales de suministro agrícola y alimentario funcionen normalmente. China ha dado un buen ejemplo de cómo garantizar la seguridad alimentaria durante la epidemia actual, por ejemplo, abriendo un “canal verde” para los productos agrícolas frescos y prohibiendo los bloqueos no autorizados de carreteras.

Las empresas de comercio electrónico y de reparto también pueden desempeñar un papel logístico clave. Por ejemplo, a medida que las medidas de aislamiento han aumentado la demanda de entregas a domicilio de comestibles, las empresas de comercio electrónico han ideado una función en la aplicación para entregas sin contacto, lo que permite a los mensajeros dejar los paquetes en lugares convenientes para que los clientes los recojan, evitando así interacciones innecesarias de persona a persona.

En tercer lugar, se necesitan redes de seguridad social para proteger a los más afectados y vulnerables. Estas redes de seguridad, que podrían ser en forma de transferencias en efectivo o en especie (la especificidad del contexto es importante aquí), deben ir acompañadas de la intervención de los funcionarios de salud y nutrición, porque invertir en la salud y la nutrición de las poblaciones vulnerables podría reducir la tasa de mortalidad de enfermedades como el Covid-19, ya que el nivel nutricional y las tasas de mortalidad están intrincadas y están estrechamente vinculadas. Las redes de seguridad social también son cruciales en el período posterior a la epidemia para impulsar los esfuerzos de “reconstrucción”.

En cuarto lugar, se necesita más inversión para construir un sistema alimentario aún más resistente. Esas inversiones deben provenir de los gobiernos nacionales y de la comunidad internacional, ya que mejorar la capacidad de los países en desarrollo para prevenir o contener una crisis de seguridad alimentaria es un esfuerzo colectivo. En el mundo altamente interconectado de hoy en día, las enfermedades contagiosas como el SARS, el ébola, la gripe aviar y el Covid-19 pueden viajar fácilmente a través de las fronteras.

También es necesario crear salvaguardias para la prevención y el control de enfermedades zoonóticas como el VIH, el ébola, el MERS, el SARS y posiblemente el Covid-19, que se originaron en la vida silvestre y saltaron a los seres humanos. La comunidad internacional debe hacer más para prevenir futuros brotes de esas enfermedades, incluida la regulación de la carne, los mariscos y los mercados de vida silvestre.

Además, es importante garantizar el flujo fluido del comercio mundial y hacer pleno uso del mercado internacional como una herramienta vital para asegurar el suministro de alimentos. Instituciones mundiales como la FAO, la Organización Mundial del Comercio, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional deben pedir a los países que no utilicen el Covid-19 como excusa para emitir políticas proteccionistas del comercio.

 

Autor:

Shenggen Fan es Profesor Principal de la Universidad de Agricultura de China y ex director general del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias.