La digitalización y el futuro de la industrialización en África

A medida que la fabricación mundial se digitaliza más, existe el peligro de que haya pocas oportunidades para los países de África subsahariana. La economía mundial ya está viendo que parte de la producción, la cual históricamente requiere mucha mano de obra, está siendo “reubicada” en fábricas "inteligentes" en las economías desarrolladas. Esta columna argumenta que para seguir siendo competitivos en un panorama cada vez más digital, los países africanos deben adoptar un doble enfoque: impulsar las exportaciones tradicionales que requieren mucha mano de obra; e invertir en conectividad a internet y tecnologías digitales.

En los últimos años, el optimismo generalizado sobre el progreso tecnológico y el rápido aumento de la digitalización han dado paso a las crecientes preocupaciones sobre la desindustrialización en las economías en desarrollo. Los países africanos enfrentan un doble problema en la economía digital: no solo es menor el alcance de la digitalización, sino que el impacto de la digitalización en la productividad laboral en la industria manufacturera también es menor.

Para seguir siendo competitivos en un panorama cada vez más digital, los países africanos deben adoptar un doble enfoque.  Esto requiere aumentar la exportación en la manufactura de mayor valor agregado, así como en el desarrollo digital de la manufactura, incluso a través de la inversión en tecnologías digitales y el desarrollo específico de las habilidades apropiadas.

Durante la revolución de las tecnologías de la información y la comunicación a fines del siglo XX, muchos países en desarrollo, salvo un pequeño grupo de países asiáticos, vieron elementos de "desindustrialización prematura”. Esta frase se refiere a la disminución de la participación de la industria manufacturera en la producción y el empleo en estos países mucho antes de que alcanzaran niveles de ingresos comparables a las economías desarrolladas.

Varios factores han contribuido a esta tendencia, incluida la globalización (que ha llevado a un aumento de las importaciones en estos países), cambios estructurales, cambios en la demanda mundial, cambios tecnológicos y, más recientemente, un progreso digital significativo.

La Figura 1 muestra que en África subsahariana, el porcentaje del valor agregado de la industria manufacturera en el PIB cayó rápidamente entre 2000 y 2010, y aunque se recuperó un poco entre 2010 y 2014, ha estado en una tendencia descendente desde entonces.  

Figura 1: Valor agregado de la industria manufacturera en el África subsahariana, como porcentaje del PIB

Fuente: World Development Indicators.

El desempeño de África en la economía digital

La economía digital se está entendiendo cada vez más como una red mundial de actividades económicas y sociales, habilitada a través de las tecnologías digitales. Aunque más del 22% del PIB mundial se encuentra en la economía digital, África se está quedando atrás. Si bien la participación de África en el PIB mundial en 2015 fue de alrededor del 3%, su participación en el número total de robots vendidos fue más de 15 veces menor (ver Figura 2).  Y en términos de impresión 3D, Kenia y Nigeria están rezagados en comparación con China, India y Estados Unidos (ver Figura 3).  

Varios factores han contribuido a que exista esta 'brecha digital', incluidos los mayores costos de capital y acceso a internet en los países africanos, mayores costos de financiamiento, menor disponibilidad de habilidades digitalmente relevantes, costumbres y logística más deficientes, e infraestructura más pobre.  

Desafíos para la industrialización con una brecha digital persistente

Reubicación

El costo nominal del capital está cayendo rápidamente en las economías desarrolladas, alrededor del 5-6% para la robótica y la impresión 3D. Por el contrario, los salarios nominales en las economías en desarrollo están aumentando.

Esto sugiere que, en algún momento en el futuro, los costos en los países desarrollados, como los Estados Unidos, serán más baratos que la mano de obra en las economías desarrolladas y en desarrollo. Es probable que aumente la "reubicación" de la producción de economías en desarrollo a fábricas "inteligentes" en las partes desarrolladas del mundo.

Parte de la producción que históricamente requiere mucha mano de obra, ya se ha reubicado, incluidas las afeitadoras Philips en los Países Bajos y los zapatos Adidas en Alemania. Como lo alentó la Reshoring Initiative, se han reubicado 250,000 empleos en los Estados Unidos desde 2010, y por cada empresa de los Estados Unidos que reubica la producción, 126 empleos africanos están en riesgo en promedio.

Limitar la deslocalización futura

A medida que la manufactura se digitaliza cada vez más, también es probable que las nuevas líneas de productos en la economía digital sigan estando limitadas a los países desarrollados, donde es económica y tecnológicamente factible llevar a cabo una producción altamente costosa.

La producción de bienes inteligentes habilitados digitalmente, como autos sin conductor, requerirá avances en equipos de producción que demandan infraestructura avanzada, investigación y desarrollo (I+D) y mano de obra calificada en cada punto de la cadena más que en los extremos de las actividades de alto valor agregado. 

Si los nuevos productos se basan cada vez más en un "hilo digital" que conecta las tareas previas y posteriores a la fabricación con las actividades de fabricación y montaje, entonces es poco probable que la fabricación de productos en la economía digital se traslade a los países en desarrollo, particularmente las economías africanas, con digitalización limitada.  

Si bien es difícil poner un número en los "podrían haber sido empleos" perdidos, la investigación  sobre empresas manufactureras chinas da pistas sobre el impacto potencial. De las empresas de fabricación liviana en China que fueron encuestadas, casi un tercio calificó la "mejora tecnológica" como la respuesta preferida a los crecientes costos salariales en lugar de invertir en el extranjero en regiones donde la mano de obra sea más barata. Y si invirtieron en el exterior, Asia del Sur fue elegida sobre África como el destino preferido.

Desaceleración en la convergencia

La productividad laboral en la industria manufacturera ha exhibido típicamente una "convergencia incondicional". Esto significa que los países en desarrollo que están más alejados de la frontera crecen más rápido y se ponen al día con el mundo desarrollado, independientemente de sus instituciones y políticas nacionales. Esto se debe en gran parte a la "comerciabilidad" de los productos manufacturados, que permite a los países vincularse en redes de producción mundiales, facilitando la transferencia y adopción de la tecnología.  

Pero los cambios estructurales en la economía global, como la digitalización y la reubicación, pueden estar llevando a una desaceleración de la difusión del comercio y la tecnología, contribuyendo a la desaceleración en el crecimiento mundial del comercio desde el 2011. Esto reducirá las oportunidades de las economías en desarrollo de ponerse al día, afectando su crecimiento y desarrollo.

La evidencia reciente sugiere que ya ha habido una desaceleración de la convergencia en los países subsaharianos en el período de2002 a 2013 en comparación con el periodo de 1991 a 2002. Además, mientras que la duplicación de la tasa de penetración de Internet entre 1991 y 2013 impulsó la productividad laboral manufacturera en los países de ingreso mediano en un 11%, el impacto en la productividad laboral en los países de bajos ingresos fue ocho puntos porcentuales inferior.

Las diferencias en el acceso y el impacto de las tecnologías digitales contribuyen a la desaceleración de la convergencia, acompañada de una falta de inversión.  

Preparándose para una era digital

Para prepararse para el futuro digital, los países africanos deben adoptar un doble enfoque.

En primer lugar, es importante seguir impulsando las exportaciones tradicionales, que requieren mayor mano de obra por su naturaleza. Aquí, es crucial moverse a sectores menos afectados por los cambios tecnológicos globales, como los de papel y productos, madera y productos de madera, metales básicos y minerales no metálicos.

Una vez que las economías africanas hayan desarrollado las capacidades industriales en estos sectores, podrán pasar a una manufactura y servicios de mayor valor agregado. Pero esto primero requerirá abordar las limitaciones básicas de la manufactura, en particular mejorando la infraestructura de transporte y asegurando un acceso confiable a la energía.  

En segundo lugar, es importante para África invertir en conectividad a Internet y en tecnologías digitales. Ya hay buenos ejemplos de algunas empresas africanas, como Funkidz en Kenia y la fábrica A-Z en Tanzania, que invierten en tecnología y realizan efectos de productividad, es decir, un aumento en la producción y las exportaciones, y la creación de empleos más calificados.

Esto implicaría crear un ecosistema para impulsar la manufactura digital, el desarrollo de habilidades específicas, con un enfoque en Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM), Educación y Entrenamiento Técnico y Vocacional por sus siglas en inglés, (TVET); asociaciones público-privadas efectivas en desarrollo digital y currículos educativos; así como centros de tecnología e innovación (como iHub en Kenia o Kumasi Hive en Ghana) los cuales se encuentran bien integrados en la economía nacional.

 

Autora:

Karishma Banga es Oficial Superior de Investigaciones en el Overseas Development Institute en el Consejo de Desarrollo Económico Internacional (International Economic Development Group). Bajo el programa “Supporting Economic Transformation”, el trabajo de Karishma se centra en la economía digital y el futuro del modelo de desarrollo basado en la manufactura.