Política industrial para el desarrollo en la era del capitalismo de plataformas

La industrialización siempre ha sido un desafío para los países en desarrollo, pero los obstáculos se han vuelto aún mayores con el surgimiento del capitalismo de plataformas. Esta columna argumenta que la política industrial para el desarrollo debe estar preocupada no solo por la naturaleza y las implicaciones de las nuevas tecnologías digitales, sino también por los modelos empresariales que sustentan las plataformas digitales. Es más, es imperativo que los países de industrialización tardía tengan voz en el establecimiento y la vigilancia de las reglas del mercado para el capitalismo de plataformas.

El creciente dominio de las empresas de plataformas digitales, como Amazon, Alibaba, Google, Uber y Facebook, ha dado lugar al capitalismo de plataformas. El capitalismo de plataformas es una transición global importante con implicaciones de largo alcance para el desarrollo. En particular, complica la industrialización tardía de varias maneras, como explico en un informe reciente.

Complicaciones para la industrialización tardía

La primera es que las plataformas digitales son competidoras letales cuando se enfrentan a negocios de cemento y ladrillo tradicionales. Los activos más valiosos de las plataformas digitales son los datos y algoritmos intangibles. Estos les permiten proporcionar productos y servicios superiores, les dan una ventaja de primer movimiento y les permiten cambiar de forma.

El cambio de forma es cuando las plataformas entran en mercados que no están relacionados con su negocio principal original. Por ejemplo, Apple compite contra la industria relojera con su Apple Watch y Google interrumpiendo la industria de los periódicos.

La segunda forma en que el capitalismo de plataforma complica la industrialización es que incluso si los países en industrialización tardía establecen plataformas digitales, las plataformas tendrán que participar en la competencia de plataforma a plataforma. Aquí, carecen de experiencia. En las economías avanzadas y China, las plataformas digitales que compiten entre sí se han convertido en la norma, descrita como competencia "Goliat versus Goliat".

La tercera forma en que el capitalismo de plataforma complica la industrialización es la competencia que las plataformas digitales crean entre emprendedores externos, tales como los desarrolladores de aplicaciones o minoristas en línea que utilizan la infraestructura digital de la plataforma. Por ejemplo, las plataformas establecen los términos de esa competencia, como lo hace Facebook en sus grupos de compra y venta o Amazon en el mercado de Amazon. Esto diluye las posibles ventajas que los empresarios de los países en desarrollo pueden obtener al hacer negocios en estas plataformas.

La cuarta forma en que el capitalismo de plataformas complica la industrialización es que el dinamismo empresarial local tiende a disminuir cuando están presentes grandes plataformas digitales. Esto se debe principalmente a la falta de competitividad de las empresas locales frente al modelo de plataforma más eficaz y orientado al cliente con sus sólidas economías de red. Menos nuevas empresas ingresan en las "kill zones" de las plataformas digitales. Se trata de zonas en las que las empresas son absorbidas por plataformas digitales o se apropian de su propiedad intelectual.

La quinta forma en que el capitalismo de plataformas complica la industrialización es que las plataformas digitales se han convertido en firmas de cabildeo por excelencia. Se ha notado la estrecha relación de Google y Amazon con el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Aunque no son propiedad del gobierno, las BAT de China (Baidu, Alibaba y Tencent) tienen una estrecha relación con el partido comunista chino. Una de las prácticas que las plataformas digitales quieren proteger a través del cabildeo y las medidas legales es el cierre digital: el uso creativo de licencias de software para obtener control y acceder a los datos de los usuarios.

Finalmente, el capitalismo de plataformas complica la industrialización a través de las desventajas de una economía en la que los datos son cada vez más valiosos. Estas desventajas incluyen violaciones de la privacidad de los datos, recopilación de datos, clickbait, información falsa y desinformación, el aumento del estado de vigilancia, el capitalismo de la vigilancia, la terrible IA (inteligencia artificial), y el delito cibernético.

Implicaciones para la política industrial

Teniendo en cuenta las complicaciones que se derivan para la industrialización tardía del aumento del capitalismo de plataformas, la política industrial de los países en desarrollo no sólo debería preocuparse por la naturaleza y las consecuencias de las nuevas tecnologías digitales. Tal vez más importante, debería considerar los modelos de negocio que sustentan el capitalismo de plataformas. Hay que tener cuidado en tres ámbitos concretos:

Evitar ser marginado o capturado por las estrategias de plataformas digitales de otros países

Estados Unidos está desarrollando una manufactura inteligente para reubicar puestos de trabajo subcontratados en China y otros países asiáticos; Alemania tiene como objetivo digitalizar su sector manufacturero para reubicar puestos de trabajo y acortar las cadenas de valor. Las nuevas ambiciones de industrialización digital de China tienen un alcance explícitamente global (véase, por ejemplo, la Ruta de la Seda Digital, la iniciativa Internet Plus y el plan de Normas de China para 2035). Cada vez más, todos están recurriendo a las "guerras tecnológicas" que se refieren a las restricciones comerciales sobre los servicios digitales.

Regular adecuadamente las plataformas digitales

La política industrial en la era de las plataformas digitales consistirá en última instancia en reglas y estándares sobre los datos: su propiedad, intercambio y privacidad. Los países en desarrollo harían bien en crear sus propias capacidades legislativas y de supervisión a este respecto. La ventaja de este desafío es que hay espacio político para las políticas industriales digitales basadas en la regulación de datos y la gobernanza.

Crear un entorno de apoyo para las plataformas digitales locales

Las plataformas digitales locales en las regiones de industrialización tardía están surgiendo lenta pero constantemente. Aun así, siguen estando en gran medida fragmentadas y dominadas por plataformas extranjeras. Esto sugiere que las políticas de apoyo industrial pueden ayudar a mejorar la eficiencia y sostenibilidad de las plataformas digitales locales, teniendo en cuenta las dos condiciones anteriores.

Conclusión

El capitalismo de plataformas puede conducir a una agitación social y política. Esta advertencia ha sido emitida por Martin Kenny y John Zysman, que señalan que "los ganadores y los perdedores en los mercados dependen de quién puede participar y en qué condiciones. No hay mercados, ni plataformas de mercado, sin reglas, pero ¿qué pasa con la política si los propietarios de la plataforma no cuestionan las reglas importantes del mercado? Se librarán muchas luchas políticas sobre estas reglas, y esas luchas serán parte de definir el mercado y la sociedad en una era de plataformas ".

Es imperativo que los países de industrialización tardía tengan voz en el establecimiento y control de las reglas de mercado para el capitalismo de plataformas. Lograr esto es la próxima frontera de la política industrial en los países en desarrollo.

 

Autor:

Wim Naudé es profesor de Economía en Cork University Business School, University College Cork, de Irlanda. También es profesor visitante en Tecnología, Innovación, Marketing y Emprendimiento en la Universidad RWTH de Aquisgrán, Alemania, y miembro investigador en el Instituto IZA de Economía Laboral en Bonn, Alemania.