• 07 Sep 20
  • Posted by Gitonga-Karuoro, Anne , Njenga, Githinji

Prácticas empresariales inclusivas y desarrollo sostenible en Kenia

Alrededor de cuatro mil millones de personas en todo el mundo, incluidas 485 millones en África, están económicamente excluidas. Estas personas en la “base de la pirámide” son a menudo mujeres y jóvenes, con bajos ingresos, que se dedican a trabajos que no requieren especialización, semi regulares, temporales o informales, o a la agricultura de subsistencia. Algunas empresas del sector privado en Kenia han sido motivadas para promover la “inclusión” incorporando la base de la pirámide dentro de sus actividades centrales como un medio para mejorar los medios de subsistencia y proporcionando a su vez bienes y servicios económicamente viables. Como esta columna sostiene, alentarlos a adoptar prácticas de inclusión es fundamental para hacer frente a los desafíos sociales.

Lograr la inclusión económica es una prioridad mundial, como lo demuestran la Agenda 2063 de la Unión Africana y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que exigen un crecimiento económico inclusivo y sostenible con la ambición subyacente de ampliar el acceso a las oportunidades económicas y sociales para todos.

El principio de inclusión se remonta a la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible, de 2002, que pidió políticas que mejoren la inclusión, la sostenibilidad, y la participación del sector privado y que desarrollen la capacidad empresarial comunitaria. El énfasis en la participación del sector privado en las prácticas sostenibles fue expuesto en la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo en 2015, donde una de las resoluciones fue “desarrollar políticas y, en su caso, fortalecer los marcos regulatorios para alinear mejor los incentivos del sector privado con los objetivos públicos, incluido incentivar al sector privado para que adopte prácticas sostenibles y fomente la inversión de calidad a largo plazo”.

El paisaje demográfico de Kenia revela la presencia de muchas personas en la “base de la pirámide”, en su mayoría jóvenes que buscan trabajo. Las personas menores de 35 años representan el 76% de la población de Kenia, y alrededor de 1,6 millones buscan trabajo. Esto representa una mayoría (62%) de la población que busca trabajo, donde las mujeres representan el 44%, perteneciendo la mitad a zonas rurales. Además, el 2% de la población vive con diversas formas de discapacidad, y el 55% de ellos informa tener dificultades para realizar actividades económicas.

Por lo tanto, desde el punto de vista de la política económica, Kenia anhela oportunidades para involucrar al segmento poco calificado y económicamente excluido de la fuerza laboral. El sector privado tiene un papel clave que desempeñar para lograr la inclusión, lo que mejorará el desarrollo sostenible.

Enfoques empresariales inclusivos en Kenia

La inclusión entre las empresas de Kenia se lleva a cabo en cuatro niveles: proveedores, distribuidores, empleados y consumidores. Los criterios de inclusión que se han adoptado se dirigen principalmente a los jóvenes de la base de la pirámide de 18 a 35 años, seguidos por las mujeres, quienes se benefician de mejores ingresos y una mayor capacidad y productividad.

Como proveedores, la gente de la base de la pirámide proporciona insumos a las empresas: en gran parte de la agricultura a la industria. Esto es principalmente en el sector agrícola, donde se identifican los agricultores, entrenados y apoyados por las empresas para proporcionar insumos de calidad a través de mecanismos tales como la agricultura por contrato o la construcción de un enfoque cooperativo.

La gente de la base de la pirámide también se dedica a la distribución a través de tres modelos comunes: 1) el modelo de microfranquicia de distribución de productos, tales como productos de salud, 2) el modelo de agencia, donde las pequeñas empresas locales ofrecen servicios como banca móvil , y 3) el modelo basado en el mercado a través de la segmentación del mercado utilizando, por ejemplo, empaquetado de productos pequeños dirigidos a los consumidores de la base de la pirámide.

El enfoque de segmentación del mercado ha llevado al crecimiento de la “economía kadogo” (kadogo significa pequeño), donde la base de la pirámide son los consumidores. Lo que hace este enfoque aún más relevante en Kenia es el hecho de que el país tiene tiendas minoristas, conocidas como quioscos, que, a través de modelos comerciales innovadores, vinculan a los fabricantes con los consumidores a un costo mínimo.

Los proveedores de servicios, incluidos los servicios bancarios y de salud, también han adoptado modelos de segmentación de mercado similares dirigidos a la base de la pirámide, beneficiándose así de grandes volúmenes a menudo en áreas de bajos ingresos densamente pobladas. Estos modelos de distribución están anclados en el conocimiento local y en redes sociales sólidas.

Otro enfoque inclusivo adoptado por las empresas es a través del empleo. Existe evidencia de que, en promedio, más del 60% de los empleados de la base de la pirámide son jóvenes, contratados de forma permanente o temporal. Las mujeres también participan como empleadas, más a menudo de forma no permanente. En general, los ingresos mensuales de los jóvenes beneficiarios parecen haberse duplicado en los últimos tres años. Las mujeres involucradas en negocios inclusivos también han registrado en promedio un aumento en los ingresos a lo largo de los años y han contribuido a los gastos mensuales del hogar.

Apoyo internacional

Las intervenciones en los marcos de la OCDE y el G20 para promover la inclusión parecen relevantes para un país en desarrollo como Kenia, donde las empresas inclusivas enfrentan limitaciones tecnológicas, financieras y de habilidades, particularmente cuando las personas de la base de la pirámide participan como proveedores o distribuidores. Estos marcos proporcionan pautas sobre cómo promover la inclusión y al mismo tiempo mitigar las limitaciones.

El Marco de acción política de la OCDE en materia de Crecimiento Inclusivo, por ejemplo, establece respuestas e instrumentos políticos que los gobiernos pueden adoptar para mejorar el crecimiento inclusivo. Algunas de las respuestas políticas incluyen la inversión en atención médica, educación, vivienda, infraestructura y gestión de recursos naturales para todos. También incluyen la promoción de mercados laborales inclusivos para mejorar el acceso a empleos de calidad, especialmente para los grupos subrepresentados, así como la integración de la equidad y la inclusión en el diseño de políticas.

Del mismo modo, la promoción de políticas inclusivas en el Marco Empresarial Inclusivo del G20 es una función del gobierno. Otras funciones del gobierno en el marco del G20 incluyen la promoción de objetivos favorables a los pobres en los contratos gubernamentales, como el uso de incentivos y regulaciones para promover enfoques empresariales inclusivos, así como el fortalecimiento de las oportunidades de formación profesional. Además, el marco del G20 establece el papel de las empresas inclusivas como expansión del compromiso empresarial con la base de la pirámide, mejorando el acceso a los recursos financieros para las personas de la base de la pirámide y desarrollando su capacidad.

En resumen, las empresas inclusivas ofrecen soluciones cruciales y sostenibles a los desafíos sociales. Pero existen algunas limitaciones que pueden ser abordadas de manera innovadora tanto por el gobierno como por el sector privado.   

 

Autores:

Anne Gitonga-Karuoro es Analista Senior de Políticas en el Instituto de Investigación y Análisis de Políticas Públicas de Kenia en el Departamento de Desarrollo del Sector Privado, enfocada en las micro y pequeñas empresas, el espíritu empresarial y la innovación. 

Githinji Njenga es analista principal de políticas en el Instituto de Investigación y Análisis de Políticas Públicas de Kenia (KIPPRA). Su trabajo de investigación se centra en el desarrollo del sector privado.