• 13 Jun 18
  • Posted by Andreas Georgiadis
  • Salud
  • 0 Comments

Promover una mejor nutrición para las adolescentes en los países pobres

Millones de niños en países pobres son de baja estatura para su edad debido a una nutrición inadecuada. ¿Pero cuándo, en la vida de un niño, es adecuado invertir recursos para prevenir el "retraso en el crecimiento" y promover un desarrollo saludable? Esta columna presenta evidencia de que las intervenciones para promover una buena nutrición y prevenir el embarazo entre las adolescentes pueden tener grandes beneficios, no solo en términos de sus propias mejoras de salud sino también en el desarrollo de su descendencia. Existe un potencial considerable para reducir el retraso del crecimiento derivado de la desnutrición en la primera infancia mediante intervenciones durante la adolescencia.

La nutrición inadecuada es una de las principales amenazas para la supervivencia y la salud de los niños en los países pobres. Además, al obstaculizar su potencial de desarrollo, limita el capital humano y, por lo tanto, el desarrollo económico de esos países.

El "retraso en el crecimiento"– un indicador de baja altura para la edad de un niño – es una medida común de desarrollo deficiente y desnutrición en los niños. En 2012, se estimó que, en todo el mundo, 165 millones de niños menores de 5 años tenían un padecían este problema.

Una de las preguntas clave para los legisladores que buscan abordar el desafío del retraso en el crecimiento es: ¿en qué momento de la vida de un niño se deben invertir recursos para prevenir su retraso del crecimiento y promover su desarrollo saludable?

Una serie de estudios en las ciencias biomédicas y sociales sugieren que las intervenciones para reducir el retraso en el crecimiento deben centrarse en los primeros mil días desde la concepción, es decir, del nacimiento hasta los 2 años. La idea es que, durante este período, el crecimiento de los niños es particularmente responsivo a la nutrición.

Estos estudios también sugieren que existe un potencial limitado para la recuperación del crecimiento después de los 2 años, y que esto conduce a un ciclo intergeneracional de crecimiento y desarrollo deficientes. Las mujeres que sufrieron retraso en el crecimiento en la infancia permanecen con retraso en el crecimiento como adultas y tienden a tener descendencia con el mismo problema.

Otros, sin embargo, han argumentado que la adolescencia, un período en el que el crecimiento es rápido, presenta una oportunidad para la recuperar el crecimiento y la remediar los déficits tempranos. En particular, se ha sugerido que los beneficios pueden ser considerables si las intervenciones se centran en promover la nutrición de las chicas adolescentes, ya que esto también resolverá el retraso de la próxima generación.

Esto es particularmente cierto en los países pobres, donde muchas mujeres quedan embarazadas durante la adolescencia. Más aún, se espera que el embarazo precoz aumente el impacto de la desnutrición en el crecimiento de una niña y en el desarrollo de su descendencia.

Hasta ahora, ha habido poca evidencia, para el desarrollo de los niños, respecto a la recuperación del crecimiento y de las implicaciones de condiciones adversas durante la adolescencia, como la desnutrición maternal y el embarazo. Esta evidencia es necesaria para establecer la efectividad del potencial de las intervenciones durante la adolescencia para detener el retraso en el crecimiento entre las mujeres y sus hijos.

Nuestra investigación proporciona nuevas pruebas que apoyan la idea de que la adolescencia puede ser un momento prometedor para las intervenciones para contrarrestar el retraso del crecimiento materno e infantil. Después de analizar los datos de una muestra de niñas de Etiopía, India, Perú y Vietnam, que fueron seguidas durante toda su adolescencia, encontramos que, entre las niñas con estatura baja para su edad cuando tenían 12 años, en promedio, la mitad se recuperó del déficit de altura a la edad de 15 años.

Nuestros resultados también indican que no hay una mayor recuperación del crecimiento entre las edades de 15 y 19 años. También encontramos que una posible explicación del crecimiento más rápido de estas chicas entre 12 y 15 años es que tienen una dieta mejorada, que incluye más legumbres y verduras.

La principal implicación de estos hallazgos es que existe un potencial considerable para reducir el retraso en el crecimiento derivado de la desnutrición en la primera infancia mediante intervenciones de nutrición durante la adolescencia.

Nuestro estudio también analiza datos de una muestra de mujeres y sus hijos de los mismos cuatro países, para examinar si las intervenciones que promueven la altura materna y previenen el embarazo adolescente tienen implicaciones para el crecimiento y desarrollo de los niños.

Nuestro análisis se basa en comparar la prevalencia de retraso en el crecimiento y los puntajes promedio en pruebas de matemáticas a diferentes edades en cuatro grupos de niños, definidos por si su madre tuvo baja estatura adulta (estancada), los dio a luz en la adolescencia (definida como 19 años o menos), ambos, o ninguno.

Estas comparaciones muestran que los hijos de madres con retraso en el crecimiento tienen 16% más de probabilidades de tener retraso en el crecimiento como infantes y mantener este retraso en el crecimiento durante su adolescencia. También encontramos que los hijos de madres que los dieron a luz durante la adolescencia alcanzan puntuaciones un 2% más bajas pruebas de matemáticas.

Pero nuestros resultados también sugieren que el retraso en el crecimiento de la madre no se asocia sistemáticamente con un menor rendimiento del niño; y ese embarazo adolescente no está asociado con un mayor retraso en el crecimiento. Argumentamos que una posible explicación de la primera podría deberse a las mejoras en los entornos escolares de los niños que promueven el aprendizaje, pero no a la nutrición.

Además, una posible explicación de esto último podría ser que la gran mayoría de las madres en nuestros datos que dieron a luz en la adolescencia lo hicieron a la edad de 19 años. Es decir, después de que su crecimiento se detuvo y por lo tanto, el embarazo no afectó su crecimiento ni el de sus hijos

En general, la evidencia de nuestro estudio apoya la opinión de que las intervenciones para promover una buena nutrición y prevenir el embarazo entre las adolescentes de los países pobres pueden reportar grandes beneficios, tanto en términos de mejoras de crecimiento entre estas niñas como en términos del crecimiento y desarrollo de sus hijos a lo largo de sus vidas.

 

Autor:

El Dr. Andreas Georgiadis es profesor titular de economía en Brunel Business School. Obtuvo una maestría en Economía de la London School of Economics y comenzó un doctorado en Economía en la Universidad de Bristol, que completó mientras trabajaba como investigador asociado en la Judge Business School de la Universidad de Cambridge.