• 07 Dec 20
  • Posted by Gehring, Kai , Wong, Melvin H. L. , Kaplan, Lennart

Resolver el conflicto en la época de Covid-19: los papeles de China y Occidente

La ayuda al desarrollo ha sido un área clave en la que China ha ampliado su influencia mundialmente en la última década. Esta columna explora el posible impacto futuro de China en la estabilidad mundial, particularmente con el potencial del Covid-19, para alimentar el conflicto. Los autores comparan la asistencia extranjera de China y los donantes occidentales, y muestran cómo una respuesta multilateral común puede tener el impacto estabilizador más significativo en el mundo durante la crisis actual y más allá.

Es probable que el Covid-19 esté agregando combustible a las causas existentes de represión política y violencia. En respuesta, cada país y organizaciones internacionales han estado tratando de mitigar los efectos de la pandemia en los conflictos.

China asumió un papel de liderazgo en respuesta a la primera ola de coronavirus. Pero varios observadores han advertido acerca de la reciente "diplomacia enmascarada” de China como una forma de obtener influencia internacional (y posiblemente  encubrir su papel en el brote del virus). Dado que la República Popular luchó contra  el virus en el país con medidas represivas, una pregunta crucial es lo que los esfuerzos del país para expandir su influencia internacional podrían significar para los conflictos y la estabilidad política.

Cómo la pandemia podría influir en los conflictos y poner en peligro la estabilidad

La pandemia puede tener varias consecuencias impredecibles a largo plazo para el conflicto. Sin embargo, sobre la base de las teorías existentes de las causas del conflicto, es posible predecir las principales áreas de riesgo.

Costo de oportunidad

El Covid-19 reduce el  costo de oportunidad de participar en conflictos si las oportunidades de negocio disminuyen  durante los encierros o los alimentos se vuelven escasos..  Menos “opciones externas” aumentan los incentivos para participar en conflictos violentos.

Desigualdad

La pandemia no afecta a cada persona por igual. Los grupos minoritarios se ven afectados más severamente, por ejemplo. Esto, a su vez, agrava las desigualdades existentes y da lugar a conflictos distributivos.

Represión

Los bloqueos reducen el contacto entre individuos y, por lo tanto, reducen los conflictos mecánicamente a corto plazo. Pero a largo plazo, los canales  a través de los cuales surge el conflicto pueden dominar, particularmente en los estados fraccionados y vulnerables.

Durante la pandemia, algunos regímenes pueden incluso introducir medidas represivas bajo el pretexto de medidas de contención del virus, especialmente porque la comunidad internacional puede estar más preocupada por los desafíos internos. Esto crea puntos ciegos, y corre el riesgo de que las democracias y anocracias jóvenes vuelvan al autoritarismo. El aislamiento social selectivo de Azerbaiyán de los miembros de la oposición y el reglamento por decreto de Hungría ejemplifican la tendencia.

Respuestas internacionales y el liderazgo chino durante la pandemia: ¿cuáles son las implicaciones para el desarrollo y la estabilidad mundiales?

La rápida propagación del virus requirió una respuesta rápida. Los donantes bilaterales reaccionaron rápidamente a la pandemia. Los Estados Unidos transfirieron la ayuda de Covid-19 a la Organización Mundial de la Salud el 1 de marzo, seguida de Japón el 5 de marzo y Alemania el 16 de marzo. El Banco Mundial ha comprometido unos 160.000 millones de dólares en 15 meses. El importe es mucho mayor que la ayuda de donantes bilaterales reunidos, pero los compromisos se anunciaron sólo el 2 de abril.

A finales de marzo, muchos donantes bilaterales occidentales se vieron gravemente afectados por la pandemia, enfrentando limitaciones en la disponibilidad de bienes médicos críticos necesarios para la ayuda de urgencia. Por lo tanto, no hubo un liderazgo claro a medida que se desarrollaba la pandemia.

China, que se recuperó mucho más rápido del brote inicial y es el principal productor mundial  de productos médicos tales como máscaras y ventiladores, aprovechó la oportunidad para asumir un papel de liderazgo. Sin embargo, es posible que sea necesario evaluar el compromiso chino de una manera más diferenciada, en particular con respecto a los conflictos.

Costos de oportunidad

Tanto la ayuda de China como de los donantes occidentales puede ayudar a los países socios a abordar las perturbaciones económicas inducidas por la crisis. Pero si otros donantes tienen que retirarse, la ayuda china puede llenar las lagunas. De esta manera, China puede proporcionar un cojín contra los golpes de ayuda. 

Desigualdad

La ayuda al desarrollo se utiliza para compensar a los grupos más afectados por el Covid-19. Sin embargo, si no está  bien dirigida,  la ayuda también puede estimular las desigualdades. La ayuda bilateral y multilateral no siempre llega a los más pobres. Esto se debe a intereses económicos y políticos, junto con el acceso limitado a zonas remotas y frágiles. Habida cuenta de estas limitaciones, sigue siendo cuestionable que la ayuda bilateral y multilateral sea suficiente para eludir los agravios adicionales debido a la pandemia.

Anteriormente, los proyectos de infraestructura chinos a gran escala ayudaron a dispersar la actividad económica en las regiones subnacionales de los países socios, lo que podrá reducir las desigualdades..

Sin embargo, la República Popular sigue un “principio de no interferencia”. Esto significa que China se mantiene fuera del alcance de los asuntos internos de los países socios con condiciones. Los críticos dicen que hace que la ayuda exterior de China sea más susceptible a la corrupción y el favoritismo, aumentando las desigualdades existentes. Por lo tanto, los efectos netos debidos al alivio de la pandemia china siguen siendo inciertos.

Represión

La condicionalidad y la vergüenza de la ayuda política por parte de la comunidad internacional son herramientas poderosas para contribuir a la democratización y mejorar la calidad de las instituciones políticas. La política de no injerencia de China es a menudo criticada por socavar los esfuerzos de creación de instituciones de otros donantes.

En un estudio reciente, demostramos que tanto la ayuda bilateral china como la multilateral del Banco Mundial reducen la violencia letal del Estado contra la población civil. Si bien no se involucra en un conflicto directo contra sus propios ciudadanos, China es conocida por sus políticas internas represivas contra las minorías. Además, las empresas comerciales chinas han exportado equipos de vigilancia a países de ingresos bajos y medianos  como  Angola, Etiopía, y Zimbabue, lo cual puede restringir las libertades civiles y debilitar la democratización.

En este contexto, nuestro estudio  indica que la ayuda china está relacionada a una represión mayor no letal. Uno puede conjeturar que el creciente compromiso de China durante la pandemia apoyará en lugar de debilitar las tendencias represivas, que se implementan bajo el pretexto de la contención del virus.

El compromiso de China podría tener relaciones a largo plazo con los países. La crisis del Covid-19 hace que sea aún más difícil para los organismos de desarrollo distinguir las medidas necesarias de contención del virus de la represión política. Debido a las medidas represivas, incluso puede parecer que el conflicto se reduce durante la crisis. Sin embargo, restringir la libertad también puede cambiar las normas políticas.

Nuestra investigación sugiere que los actores multilaterales, como el Banco Mundial, parecen ser más eficaces para lograr menos violencia contra la población civil sin represión no letal y defendiendo valores democráticos.

Por el contrario, la ayuda china está más asociada con el gobierno de un solo hombre y menos con las normas democráticas (véase la figura a continuación). Como las normas son persistentes, la ayuda y la no injerencia de China pueden tener consecuencias adversas a largo plazo para la democracia.

Fuente: Gehring, Kaplan y Wong (2019).

Avenidas para una respuesta más coordinada a la pandemia

La pandemia ha revelado el fuerte papel de China en las relaciones internacionales, evidenciada tanto por sus donaciones bilaterales, como por sus crecientes contribuciones a organizaciones internacionales. Además de los riesgos descritos anteriormente, el creciente compromiso de China ofrece oportunidades para estabilizar a los países de ingresos bajos y medianos durante la crisis. En última instancia, esto plantea la cuestión de si cooperan o compiten con la política de desarrollo china.

Es muy probable que los donantes bilaterales occidentales no estén dispuestos a cooperar directamente con China bajo la percepción pública de la diplomacia enmascarada y la aceptación de la represión. Para los encargados de la formulación de políticas, la alternativa a la retirada de la financiación para el desarrollo que salva vidas es reevaluar las reducciones presupuestarias y aprovechar la oportunidad para dar forma a una respuesta mundial de pandemia sensible a los conflictos.

En cuanto a la ayuda china, esto implica, por un lado, asegurar la condicionalidad y no hacerse de la vista gorda ante las tendencias represivas en los países socios. Por otro lado, una política de desarrollo responsable puede significar cooperar con China (por ejemplo, cofinanciar proyectos de infraestructura). De esta manera, los países donantes podrían contribuir a una olla multilateral común para proporcionar apoyo colectivo a la recuperación post-pandémica de las economías y reducir los riesgos de conflicto.

 

Autores:

Kai Gehring es investigador senior de la Universidad de Zúrich, financiado por una subvención –“Ambizione Grant”- de 4 años  de la Fundación Nacional Suiza de Ciencias. 

Melvin H. L. Wong  se encuentra realizando un doctorado en la Universidad Leibniz de Hannover. Su trabajo trata sobre los impulsores económicos del conflicto y el malestar social. Es funcionario subalterno en el Banco Mundial desde 2020. 

Lennart Kaplan es investigador postdoctoral de la Universidad de Goettingen, Alemania. Su investigación analiza la eficacia y la economía política de la cooperación al desarrollo con un enfoque en los flujos financieros y el comercio. 

 

Los hallazgos, interpretaciones y conclusiones expresadas en este blog son completamente las de los autores. No representan necesariamente las opiniones del Banco Mundial y sus organizaciones afiliadas, ni las de los Directores Ejecutivos del Banco Mundial o de los gobiernos que representan.