Reforma del sector bancario: lecciones de China

Desde la crisis financiera asiática de fines de la década de 1990, la reforma bancaria en China se ha centrado en desarrollar la capacidad del estado para supervisar y regular a los bancos, así como en fomentar buenas prácticas de gobernanza dentro de los bancos. Esta columna sugiere lecciones para otros países que buscan promover la estabilidad financiera en apoyo del desarrollo económico sostenible.

Un sector bancario nacional estable y efectivo es un requisito previo para el desarrollo económico sostenible. La inestabilidad financiera y las crisis financieras pueden perturbar el desarrollo económico durante años o incluso décadas. También pueden crear inestabilidad política y social.

Desde la década de 1970, la escala y la gravedad de las crisis financieras no han tenido precedentes, y los países en desarrollo que optaron por liberalizar y desregular sus sistemas financieros son los más afectados. Se ha culpado mucho a estos países, generalmente por no ir lo suficientemente lejos con sus reformas. El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) continúan promoviendo sistemas financieros abiertos, así como una mayor propiedad extranjera de los sectores bancarios nacionales.

Dada la ocurrencia generalizada de crisis financieras, este consenso de políticas debe cuestionarse. La más significativa fue la crisis financiera mundial, que se originó en los Estados Unidos en 2007 y se transmitió a todo el mundo a través de conglomerados financieros mundiales.

Desde la crisis financiera mundial, China se ha convertido en un importante ejemplo contrario al consenso político sobre la reforma bancaria. Alrededor de diez años antes, en 1997, el sistema bancario del país era tan débil que George Soros sugirió que solo sobrevivió a la crisis financiera asiática porque su sector bancario no estaba abierto a los flujos de capital externo. Los bancos estatales de China eran técnicamente insolventes y dependían del apoyo financiero del estado.

A pesar de un rescate masivo en 1999, que fue equivalente al 4% del PIB de China, los bancos se mantuvieron insolventes. La opinión generalizada era que el sector (y la economía de China) estaba en tal desorden que no sobreviviría sin la desregulación para permitir la privatización y la entrada de bancos extranjeros, lo que a su vez proporcionaría una ‘disciplina de mercado muy necesaria’.

En este punto crucial del proceso de reforma, con la presión adicional de ingresar a la Organización Mundial del Comercio, los funcionarios de China tomaron una decisión que cambiaría el destino del sector bancario del país y su economía.

Estos funcionarios habían crecido en los días de la revolución cultural de China y estaban en sus primeros años diseñando políticas para una economía de mercado. A pesar de esto, ignoraron el consejo de expertos internacionales y eligieron enumerar a los bancos como entidades completas y retener la propiedad estatal mayoritaria.

Después de esta reforma, el sector bancario de China finalmente se volvió rentable y el país es ahora el hogar de los cuatro bancos comerciales más grandes del mundo. Los activos bancarios extranjeros en China siguen siendo menos del 2% del total de los activos bancarios.

El enfoque de China sobre la reforma bancaria se presenta a menudo como anti-mercado u obstruccionista, pero esto no podría estar más lejos de la verdad. Desde Deng Xiaoping, el arquitecto de las reformas económicas de China, sus líderes han creído firmemente en el poder del mercado para transformar la economía. Pero ven el mercado como una "espada de doble filo", que puede promover la inestabilidad económica o incluso una crisis si está mal regulado.

Como tal, el énfasis de la reforma bancaria se ha centrado en desarrollar constantemente la capacidad del estado para supervisar y regular a los bancos, así como en fomentar buenas prácticas de gobernanza dentro de los bancos. Esto se ha logrado a través de un amplio compromiso con expertos internacionales, la adopción proactiva de estándares regulatorios internacionales y la transferencia de ideas sobre la gestión de riesgos de los bancos internacionales.

El primer principal regulador bancario de China resume el enfoque del país como ‘supervisión consolidada y basada en el riesgo con un fuerte control y gran transparencia’, que se basa en 'un conjunto de índices, límites y objetivos simples, útiles y efectivos, que modelan los que utilizaron algunos mercados desarrollados en el pasado y luego fueron abandonados por ellos mismos durante el frenesí de innovación y desregulación’.

Bajo este enfoque, los reguladores de China pudieron reducir los préstamos improductivos del 17.9% en 2003 al 1.58% en 2009. Según el presidente Liu Mingkang, durante el mismo período, la proporción de bancos en cumplimiento de los requisitos de adecuación de capital aumentó de 0.6. % a 99.9%, y la cobertura de provisión de préstamos aumentó de 19.7% a 155%. Estas mejoras proporcionaron al sector bancario la resiliencia necesaria para hacer frente a los riesgos que plantea la crisis financiera mundial.

No hay duda de que actualmente existen riesgos reales en el sistema bancario de China, como el nivel de deuda del sector no financiero. Pero estos no deben considerarse como causados por un "atracón de préstamos" por parte del estado, como algunos sugieren. Como dijo recientemente el ex presidente del Banco Mundial Robert Zoellick, “el enorme estímulo de China ofreció un impulso crítico a una economía mundial en crisis...”, y “el alto nivel de deuda de Pekín hoy refleja el costo de ese curso de acción”.

En su evaluación más reciente, el FMI elogió la amplia gama de medidas adoptadas por los reguladores de China para reducir el riesgo. Su informe señaló que la relación entre la deuda corporativa y el PIB, que había aumentado rápidamente desde la crisis, finalmente se había estabilizado. Los bancos de China están lejos de ser insolventes. La tasa de préstamos no rentables se mantienen por debajo del 2% y los bancos más grandes de China tienen más capital del requerido por los estándares internacionales.

China ha elegido un camino diferente en su reforma bancaria. Sus funcionarios han desarrollado sistemas de regulación y gobernanza que reflejan la opinión de que el estado debería desempeñar un papel más activo para garantizar la estabilidad financiera. La capacidad de China para capear las crisis financieras tanto asiáticas como mundiales, mientras desarrolla un sistema bancario rentable y resistente, sugiere que es un importante ejemplo contrario al consenso de la política actual sobre la reforma bancaria.

 

Autor:

Guy Williams es el autor de  "La evolución del sistema bancario de China, 1993-2017",  (Routledge, 2018).