• 25 Oct 21
  • Posted by Dudu, Hasan , Tchana Tchana, Fulbert , Kabir, Kayenat
  • Gender Equality

La desigualdad de género en Chad y el impacto del Covid-19

En Chad, solo la mitad de las mujeres participan en la fuerza laboral, en contraste con casi las tres cuartas partes de los hombres. Como informa esta columna, durante la pandemia las cosas empeoraron: El Covid-19 obligó a algunos de los sectores en los que trabajan principalmente mujeres a cerrar. También sobrecargó a las mujeres con un mayor trabajo doméstico y de cuidados, lo que redujo su productividad económica. Dado el nivel de desigualdad de género previo a la pandemia, cerrar las brechas de género se ha convertido en un desafío aún mayor.

Los desafíos en materia de desarrollo de Chad son inmensos: desde la baja productividad económica hasta los conflictos de largos años. La desigualdad de género es un problema particularmente crítico, que limita tanto el crecimiento como la justicia social, pero no siempre se considera una prioridad. Es más, las amplias brechas económicas y sociales entre hombres y mujeres en el país se han ampliado durante la pandemia. También han amplificado el impacto del Covid-19 en las mujeres.

En un estudio reciente, utilizamos un modelo macroeconómico y datos microeconómicos para comprender este efecto bidireccional. Los hallazgos muestran que la pandemia ha tenido un impacto negativo desproporcionadamente mayor en las mujeres de las zonas urbanas y los hogares encabezados por mujeres en general, con mayores pérdidas de ingresos.

Con el impacto del Covid-19 en las brechas de género que probablemente se prolonguen más allá de 2021, los esfuerzos de recuperación presentan una oportunidad única para que el gobierno coloque a las mujeres que más han sufrido en el centro y trabaje para corregir las prolongadas desigualdades.

La economía de Chad y el impacto del Covid-19

Chad es un país frágil, exportador de petróleo y de bajos ingresos, que tuvo un PIB real per cápita de USD $ 734 en 2018. Ha experimentado conflictos más frecuentes y severos que cualquier otro país de la Comunidad Económica y Monetaria de África Central (CEMAC), a la que pertenecen otros cinco miembros: Camerún, República Centroafricana, Guinea Ecuatorial, Gabón y República del Congo. Desde la independencia en 1960, 37 años se han caracterizado por el conflicto y la violencia, muchas veces más que el promedio regional.

Chad también se ve afectado por conflictos en países vecinos (Camerún, Libia, Nigeria y Sudán) y actualmente alberga a más de 450.000 refugiados. Además, desde 2005, el petróleo ha sido la principal fuente de ingresos de exportación, representando más del 85% del total de las exportaciones. Esta dependencia del sector petrolero expone al país a impactos fiscales y de balanza de pagos derivados de la volatilidad del precio del petróleo.

Antes de la pandemia, Chad ya se estaba desempeñando por detrás de sus pares en igualdad de género, ocupando el puesto 147 de 153 países en el índice global de brecha de género. Las mujeres constituyen la mitad de la población activa de Chad, pero en su mayoría están empleadas en el sector informal, son menos productivas y ganan menos que los hombres, lo que contribuye significativamente a la baja productividad en la mayoría de los sectores. Solo la mitad de las mujeres participan en la fuerza laboral en contraste con el 73% de los hombres. Por tanto, la igualdad entre los géneros es una de las esferas críticas que deben abordarse para el desarrollo económico de Chad.

Durante la pandemia, las cosas empeoraron: El Covid-19 obligó a algunos de los sectores en los que trabajan principalmente mujeres a cerrar. También sobrecargó a las mujeres con un mayor trabajo doméstico y de cuidados, lo que redujo su productividad económica.

Dado el nivel de desigualdad de género previo a la pandemia, cerrar las brechas de género se ha convertido en un desafío aún mayor. Pero como toda crisis, la pandemia también ofrece la oportunidad de llamar la atención sobre estas desigualdades y abordar las brechas de manera más eficaz.

Efectos sectoriales y distributivos de la pandemia en la economía de Chad

Nuestro estudio utiliza un modelo macroeconómico y datos microeconómicos para comprender los posibles efectos sectoriales y distributivos de la pandemia en la economía de Chad. El análisis se centra en el empleo y la producción de las mujeres en las explotaciones agrícolas que son propiedad de las mujeres. Complementamos el análisis a nivel macro utilizando los resultados de una encuesta de familias realizada durante la pandemia para evaluar los efectos reales en los ingresos y el empleo en los hogares encabezados por mujeres, y las estrategias adoptadas para hacer frente al Covid-19.

Los resultados muestran que la pandemia ha tenido un impacto negativo desproporcionadamente mayor en las mujeres de las zonas urbanas. Las dinámicas relacionadas con el género impulsan principalmente estos resultados. Las mujeres que trabajan en trabajos remunerados tienen más probabilidades de perder sus trabajos durante la pandemia. La importante brecha salarial y la tasa de empleo de las mujeres dan como resultado una menor contribución al valor agregado del sector. Además, una productividad más baja que la de los hombres, combinada con las normas y percepciones sociales, a menudo hace que las mujeres sean las primeras en ser despedidas en tiempos de crisis.

La situación es potencialmente terrible, especialmente en los sectores de servicios donde la mayoría de las mujeres trabajan en áreas urbanas. Los resultados de la encuesta muestran que la pandemia afectó particularmente los ingresos familiares de las empresas, y este impacto negativo es más frecuente en las familias encabezadas por mujeres.

Esto no es una gran sorpresa: aunque las mujeres poseen el 57% de las empresas no agrícolas, obtienen un 77% menos de ganancias que las empresas que son propiedad de los hombres. Además, las mujeres emprendedoras, en promedio, tienen un menor nivel de educación y menos acceso a la electricidad, agua corriente, maquinaria y teléfonos para sus negocios. Estos hallazgos señalan que las empresas propiedad de mujeres son en su mayoría a microescala y orientadas a servicios, lo que la pandemia ha afectado más.

Nuestro análisis también sugiere que los impactos del Covid-19 en las brechas de género probablemente se prolonguen más allá de 2021. Muchos adolescentes que abandonan la escuela durante la pandemia debido al cierre de escuelas pueden no regresar nunca a la escuela, verse obligados a casarse y tener menos productividad de por vida.

Gran parte de estos impactos económicos de género se deben a brechas de género preexistentes en la estructura laboral de Chad. Por lo tanto, es imperativo reconocer la heterogeneidad en los medios de vida de las mujeres para identificar a los hogares e individuos afectados y diseñar respuestas de política en consecuencia. Las respuestas políticas sensibles al género pueden ayudar a aliviar las tensiones económicas de las mujeres en varios sectores y ayudar a Chad a reconstruirse más fuerte.

Abordar las desigualdades de género es fundamental para una recuperación total. La introducción de una red de seguridad eficaz para las mujeres y la garantía de que puedan aprovechar las oportunidades económicas, específicamente en la agricultura, podrían ser los próximos pasos inmediatos para abordar los problemas señalados en nuestra investigación. De esa manera, el gobierno puede aprovechar esta oportunidad crítica para poner a las mujeres que han sufrido los efectos económicos más extensos en el centro de los esfuerzos de recuperación y trabajar para corregir las desigualdades de larga data.

 

Autores:

Hasan Dudu 

Fulbert Tchana Tchana 

Kayenat Kabir