• 03 Aug 20
  • Posted by Sotirova, Albena , Koster, Winny , Miedema, Esther , Ajaz, Nashia , van Zaal, Karen , Durrani, Wasim , van Moortenn, Ronald , Kakal, Tasneem
  • Gender Equality

Matrimonio infantil en Pakistán: evidencias desde tres programas de desarrollo

¿Cuáles son las consecuencias negativas del matrimonio infantil – y cuál es el potencial para cambiar actitudes y normas sociales respecto a esta práctica? Esta columna presenta pruebas obtenidas en programas de desarrollo en las provincias de Sindh y el Punjab de Pakistán, donde aproximadamente dos de cada cinco mujeres jóvenes se casan antes de los 18 años.

En 2017, la encuesta demográfica y de salud (EDS) sobre mujeres de poco más de veinte años en Pakistán demostró que el 39,5% se había casado antes de los 18 años. En la provincia del Punjab, el porcentaje era del 29,9%, mientras que en la provincia de Sindh era del 43,1%. Evidencias obtenidas en tres programas de desarrollo recientes en esas dos provincias – Su Elección, Alianza Más que Novias y, Sí quiero  – arrojan luz sobre por qué es tan frecuente el matrimonio infantil en el Punjab y Sindh y cómo combatirlo.

Abordar el matrimonio infantil en Pakistán

Hacer frente al matrimonio infantil en Pakistán es complicado debido principalmente a sus vínculos con la tradición y la religión. Las normas sociales se encuentran profundamente institucionalizadas en las comunidades, afectando la adopción de decisiones de padres y niñas.

Uno de los problemas reside en que muchos padres no registran nacimientos – especialmente el de las niñas – por lo que resulta difícil probar que una novia se encuentra por debajo de la edad legal. Otro reto radica en que los que celebran matrimonios – el Qazi o Nikah Khwan, funcionarios gubernamentales a nivel de la aldea – pueden buscar no verificar las edades de la pareja o informar a las autoridades competentes si sospechan que una novia es menor de la edad legal.

Aunque existen multas y castigos, las leyes sobre el matrimonio infantil tienen escasas repercusiones debido a que no se aplican bien. En Sindh, es ilegal que los menores de 18 años se casen, mientras que de acuerdo a la legislación nacional la edad mínima es de 16.

¿Quién decide cuándo y con quién se casan las niñas?

Tanto en el Punjab como en Sindh, los padres y abuelos conciertan con frecuencia matrimonios: se considera una decisión crucial para la familia y difícil de que pueda ser una niña quien la tome.  En algunos casos, la decisión se toma cuando nace la hija.

Las madres pueden influir en la decisión y proponer maridos adecuados. Pero las niñas no tienen casi nunca el derecho a decidir por sí mismas: en el Punjab, sólo el 4.8% indican que tienen el control sobre la decisión de si casarse, cuándo y con quién.  Se considera vergonzoso que las niñas hablen sobre casarse – las ‘buenas’ chicas dejan a sus mayores las decisiones sobre el matrimonio.

En ambas provincias, parece que la educación proporciona más influencia a las niñas. Por ejemplo, en el Punjab se produce un alto índice de matrimonios antes de que las niñas realicen la transición desde la escuela primaria a la secundaria, de 15 a 17 años y, tras esto, las cifras caen.

‘Mi abuela había arreglado mi matrimonio con mi primo cuando nací. Vivimos en una familia conjunta, por lo que crecimos en la misma casa […] él es nueve años mayor que yo. Cuando él terminó la universidad, mi suegro abrió para él una pequeña tienda de comestibles. Él tenía 23 años y yo 14 cuando nos casamos porque yo suspendí mi examen de la escuela…mi marido me dice que fue él quien había insistido a los mayores para fijar el matrimonio pronto porque yo le parecía muy guapa’ (mujer de 19 años, Punjab).

¿Cuáles son los efectos negativos del matrimonio infantil?

El matrimonio infantil causa daños mentales y físicos. Las niñas tienen más probabilidades de quedarse embarazadas a edad temprana. Como a menudo cuentan con escasos conocimientos sobre salud sexual y reproductiva y derechos (SSRD) y acceso limitado a los servicios SSRD, sus bebés y ellas son más propensos a sufrir efectos adversos para su salud.

El embarazo lleva con frecuencia al abandono escolar. La investigación en el Punjab determina que las niñas abandonan la escuela tras el matrimonio. A veces, su familia política no les permite salir del hogar, se espera de ellas que se queden en casa para realizar las tareas domésticas o trabajo de cuidados o son acosadas por sus colegas o profesores debido a sus embarazos.

Puede haber otros problemas para las niñas que no se quedan embarazadas pronto. En Sindh, las mujeres que no han concebido tras dos años de matrimonio – o que no han tenido un hijo – pueden ser tratadas con dureza por su familia política, hasta el punto en casos extremos de no permitírseles hablar.

El matrimonio temprano también puede afectar negativamente a los chicos. Una razón es el deficiente mercado laboral: los hombres jóvenes – que son considerados como los responsables de mantener económicamente a sus esposas – tienen a menudo problemas para asegurarse ingresos económicos estables, llevando pobreza y estrés al hogar. Esto, a su vez, puede incrementar las probabilidades de que surja violencia doméstica.

Nuestra investigación concluye que, a pesar de los efectos negativos del matrimonio infantil, las personas jóvenes tanto en Sindh como en el Punjab hablan de forma positiva sobre algunos aspectos del matrimonio temprano. Los jóvenes casados son valorados positivamente por sus comunidades. Asimismo, el matrimonio enorgullece a sus familias y una novia joven puede compartir la carga de las responsabilidades con su familia política.

Efectos negativos del matrimonio infantil según el jefe de hogar en Punjab y Sindh

Fuente: Marriage: No Child Childs's Play, More Than Brides Alliance. Midline Study.

Matrimonio: ¿cuándo es el momento oportuno?

‘Cuando tienes una hija adolescente soltera sentada en casa, es como una carga. No porque no quieras alimentarle, sino porque tienes que cuidar tu honor. Es muy importante si alguien habla de tu hija fuera’ (hombre de 64 años, Punjab).

El matrimonio se ve seriamente afectado por las normas sociales en Pakistán. Las mujeres jóvenes son a menudo símbolos de honor de sus familias. Si una mujer joven no está casada, la comunidad comienza a rumorear – lo cual puede afectar más al padre y a la familia en un sentido más amplio que a la propia chica.

En las áreas estudiadas por los tres programas, las niñas son dadas en matrimonio cuando se les consideran ‘maduras’ en mayor medida que al alcanzar cierta edad. En Sindh particularmente, el matrimonio infantil se emplea como una estrategia para proteger a las mujeres jóvenes de agresiones sexuales, sexo prematrimonial y embarazos fuera del matrimonio.

‘Aquí, los padres de un chico toman a una chica que puede trabajar y cocinar alimentos. Si la chica no está educada y no puede trabajar, ¿entonces cuál será su beneficio?’ (hombre de 21 años, Sindh).

Con frecuencia, tras el matrimonio, las hijas viven con la familia del novio. Tanto en Sindh como en el Punjab, nuestros resultados demuestran que la madurez de una chica se determina por su capacidad de cocinar, realizar tareas domésticas y, en definitiva, de ocuparse del futuro hogar de su marido de forma práctica, inteligente y ética. El comienzo de la menstruación también es considerado como un signo de madurez.

En el contexto paquistaní, el matrimonio se considera Sunnah en el Islam – una obligación – y la escritura religiosa aborda cuál es el momento adecuado para el matrimonio, aunque de forma abierta a la interpretación. El Punjab es predominantemente musulmán, mientras que la población de Sindh es una mezcla de musulmanes e hindúes.

Las razones económicas también influyen en la edad en la que los padres casan a sus hijas. Las familias más pobres pueden estar más dispuestas a reducir la carga económica familiar. Nuestros resultados para el Punjab indican que, de media, los hogares pobres casan a sus hijas entre 12 y 18 meses antes que los hogares acomodados.

Según el 31% de las chicas (de 12 a 17 años) de nuestro estudio en el Punjab, la edad apropiada para contraer matrimonio es 18 o 20 años. Todavía, observamos una diferencia entre dos distritos: en Chakwal, 24% de las chicas señalan que 18 años es una edad adecuada para casarse; mientras que en Vehari, el 38% se manifiesta en la misma línea. Esto indica la relevancia de los contextos locales.

Opiniones de las niñas sobre la edad apropiada para que una niña se case en Punjab

Fuente: Her Choice Midline study.

¿Hay espacio para la política?

Una revisión reciente que evalúa programas de prevención del matrimonio infantil destaca que el aumento de estas intervenciones sigue siendo un problema. De hecho, lo que se ha observado es un tipo de incremento más estructural en el que las actuaciones que se centran en otros resultados como educación, salud y reducción de la pobreza llevan a una disminución del matrimonio infantil.

Pero se ha documentado que las intervenciones en el ámbito del matrimonio infantil pueden generar beneficios económicos significativos (por ejemplo, en términos de productividad de por vida de las chicas y probabilidad de obtener un empleo en el sector formal) en comparación con sus costes.

Por último, las intervenciones en materia de matrimonio infantil demuestran que sólo pueden abordarse a través de un enfoque multidimensional. No es suficiente dirigirse sólo a las chicas (en riesgo). Los programas también necesitan cambiar normas sociales y actitudes entre los responsables de la toma de decisiones en las familias, personas influyentes a nivel local como líderes religiosos, las autoridades responsables de hacer cumplir las leyes y las instituciones a todos los niveles administrativos.

 

Autores:

Albena Sotirova trabaja como investigadora en la Universidad de Amsterdam. Ella está trabajando en el componente de investigación para Her Choice Alliance explorando qué estrategias funcionan para prevenir el matrimonio infantil.

Dra. Winny Koster es profesora en la Universidad de Amsterdam, en antropología médica y estudios de salud y desarrollo. Su campo de interés y experiencia es la salud sexual y reproductiva, incluido el VIH y el SIDA, y la investigación aplicada.

Dra. Esther Miedema  es investigadora y profesora en el Instituto de Amsterdam para la Investigación en Ciencias Sociales de la Universidad de Amsterdam. Esther enseña en el programa académico BA y MA International Development Studies.

Nashia Ajaz es candidata a doctorado en la Universidad de Amsterdam. Actualmente trabaja en el Departamento de Geografía Humana, Planificación y Estudios de Desarrollo Internacional.

Karen van Zaal es un especialista en medición de impacto centrado en la medición de impacto cuantitativa (social y económica). En Oxfam Novib, Karen dirige todas las investigaciones para el programa de la Alianza Más que novias en Pakistán.

Wasim Durrani trabaja como director de proyectos de More Than Bride Alliance en Oxfam GB Pakistán. Wasim es un profesional del desarrollo con más de trece años de experiencia trabajando con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales.

Ronald van Moorten Es investigador en Oxfam Novib.

Tasneem Kakal es defensora de la juventud feminista e investigadora en desarrollo, actualmente trabaja en el Royal Tropical Institute (KIT), Amsterdam. Ella trabaja en la intersección de género y salud en África y Asia.

 

Una versión anterior de esta columna fue publicada en la página web de Niñas No Novias: puede ser consultada aquí.