• 13 May 19
  • Posted by Conover, Emily , Khamis, Melanie , Pearlman, Sarah
  • Migración

Migración: evidencia de México sobre los efectos en los países de origen

¿Qué sucede con los países en desarrollo con un gran número de emigrantes? Si bien los debates sobre migración suelen centrarse en los mercados de trabajo de los países receptores, hay menos discusión sobre los efectos en los mercados laborales, la educación y la vida familiar en los países de origen. Este artículo informa sobre la experiencia de México, donde una gran parte de los hombres en edad de trabajar ha ido a trabajar al exterior en las últimas décadas. Esto puede dar lugar a retrasos en el matrimonio, a que las mujeres nunca se casen y/o tengan menos hijos, lo que a su vez podría dar lugar a que prolonguen su tiempo en la escuela y la universidad y a que ingresen al mercado laboral. Son importantes las consecuencias a nivel de las políticas en esferas como la financiación de la educación y los programas del mercado de trabajo.

La mayoría de las investigaciones sobre los efectos de la migración se centran en los mercados laborales de los países receptores, por ejemplo, si la inmigración tiene un efecto en los salarios y el empleo de los trabajadores nativos (un debate resumido por Michael Clemens). Se ha prestado menos atención a los efectos en los mercados laborales de los países de origen.

En nuestra investigación, examinamos los efectos de la migración en los mercados laborales en México. Según el Banco Mundial, México es uno de los países de envío más grandes del mundo y México-Estados Unidos es el principal corredor migratorio. Un resultado es que, para muchas familias en México, las remesas son una importante fuente de ingresos. Es probable que los cambios en las remesas, la migración de retorno y la emigración tengan efectos significativos en México y en su mercado laboral y economía.

Ha habido una larga historia de flujos migratorios de México a los Estados Unidos. Pero ha habido cambios entre áreas y a lo largo del tiempo debido a los cambios en la demanda de mano de obra nacida en México y las políticas implementadas por los Estados Unidos que atraen o desalientan a los inmigrantes, por ejemplo, el grado de rigor en las visas de trabajo temporales o las medidas de aplicación de la ley en las fronteras. Utilizamos estos cambios en los flujos migratorios para identificar los impactos de la migración en el país de origen.

¿Quiénes son estos migrantes?

Históricamente, los migrantes mexicanos tienden a ser hombres en edad de trabajar con un nivel medio de escolaridad. Esto significa que, en promedio, tienen una educación media o algo de educación secundaria. Es menos probable que migren los estudiantes universitarios porque disfrutan de mayores rendimientos potenciales en México, mientras que los muy pobres normalmente no migran ya que a menudo no tienen los recursos para pagar el viaje.

¿Qué sucede con un país cuando sus “solteros elegibles” se van?

Nuestra investigación explora los efectos del desequilibrio de género que resulta de la migración en los resultados del mercado laboral de las mujeres. En los lugares donde este desequilibrio de género es mayor, y por lo tanto hay más migración, es más probable que las mujeres trabajen, tengan mejores empleos y ganen más.

¿Qué sucede cuando cambia el rumbo de las tendencias de migración?

A partir de mediados de la década del 2000, los flujos migratorios de México a los Estados Unidos pasaron por una caída dramática y sin precedentes. Uno de los principales impulsores de esto fue la Gran Recesión, que comenzó a finales del 2007 e implicó una disminución de la demanda estadounidense de mano de obra nacida en México.

Exploramos los efectos de estos cambios en los mercados laborales en México, y al recurrir a la manifestación diferencial de la Gran Recesión entre industrias y estados de los Estados Unidos para identificar impactos. Nos centramos en las diferencias por sexo y educación, ya que es poco probable que los efectos sobre el empleo, el tipo de empleo y los salarios sean universales.

A corto plazo, los mercados laborales en México no pueden absorber a todas aquellas personas que quieren emigrar a los Estados Unidos, pero no lo hacen. Tanto la probabilidad de empleo como la participación en la fuerza de trabajo disminuyen para los hombres menos educados. Los mercados informales absorben parte del shock, pero estos empleos informales adoptan la forma de trabajo asalariado y no de trabajo por cuenta propia.

Mientras tanto, las mujeres aumentan su participación en la fuerza de trabajo y su empleo, y pasan a empleos formales. La respuesta diferente en comparación con los hombres puede deberse a la necesidad de compensar la pérdida de ingresos como resultado del hecho que los hombres trabajan menos o envían menos remesas.

En general, nuestra investigación señala que la migración afecta los resultados del mercado laboral, la educación, el matrimonio y la fecundidad en el país de origen. Las demoras en el matrimonio, las mujeres que nunca se casan y/o que tienen menos hijos pueden ser el resultado de que un gran número de hombres se vayan a otro país para trabajar. A su vez, esto podría llevar a las mujeres a prolongar su tiempo en la escuela y la universidad y a ingresar al mercado laboral.

Estos efectos pueden ser no triviales. Sin embargo, esto podría afectar a las decisiones de política sobre un amplio conjunto de dimensiones en el país de origen, por ejemplo, en el ámbito de la financiación, de la educación o los programas del mercado laboral para desempleados o trabajadores por cuenta propia.

 

Autores:

Emily Conover es Profesora Asociada de Economía en Hamilton College, NY. En su investigación explora el impacto de las políticas o programas gubernamentales en el voto, los mercados laborales informales, la migración y los resultados en el ámbito de la salud.

Melanie Khamis es Profesora Asociada de Economía en la Universidad Wesleyan, CT, e Investigadora de IZA. Ha trabajado en mercados laborales informales, género y migración.

Sarah Pearlman es Profesora Asociada de Economía en Vassar College, NY. Su investigación se ha centrado en México, en particular en las microfinanzas, migración y los mercados laborales.