Uncategorized

Empleo informal en empresas formales: prevalencia y respuestas políticas

alexbok.fr 100mg en comprimé est disponible en France, vous pouvez comparer ici tous ses prix en ligne et trouver des points d'achat fiables et les differents avis Kamagra tous les prix disponibles en pharmacie en France

7 min

by

Brenda Samaniego de la Parra

Los acuerdos laborales que se producen fuera del ámbito de las autoridades fiscales y reguladoras están muy extendidos en los países en desarrollo. Estos contratos informales pueden tener una mayor flexibilidad y menores costos, pero su impacto en el desempeño de las empresas y en los resultados de los trabajadores es un gran tema de debate.   Esta columna examina la prevalencia de los empleos informales incluso dentro del sector privado formal y los efectos de las medidas para asegurar un mayor cumplimiento de las regulaciones del mercado laboral.

Informalidad es un término complejo que se utiliza para referirse a una amplia gama de arreglos laborales que, en diversos grados, se producen más allá del ámbito de las autoridades. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el sector informal se define por la unidad de producción en la que se lleva a cabo una actividad económica. El sector informal abarca las  actividades realizadas por ´empresas sin personalidad jurídica´ que no están registradas  bajo formas específicas de legislación nacional.   Por su parte, el término “empleos informales”  se refiere a los acuerdos laborales en los que los trabajadores no están  protegidos por la legislación laboral.

Hay informalidad en  todos los  países,  pero  es  particularmente generalizada en las economías emergentes y en desarrollo, donde siete de cada diez trabajadores trabajan informalmente. La distinción de la OIT entre el sector informal y los empleos informales reconoce que puede existir informalidad incluso en las empresas que están registradas ante el gobierno y que, en caso contrario, respetan otras regulaciones fiscales y corporativas (“empresas formales”). La magnitud de la informalidad dentro de las empresas en el sector formal sigue siendo una pregunta abierta.

En el caso de México, en promedio, hay un trabajador informal por cada tres trabajadores formales en las empresas formales. En las empresas con dos a cinco trabajadores, el 73% de los empleados son informales, mientras que sólo el 8% de los empleados en empresas con más de 100 trabajadores tienen empleos informales. El  patrón es similar en  Brasil  y otros países de América Latina. Los empleos informales y formales coexisten dentro de ocupaciones definidas de manera estrecha, e incluso con la misma empresa.

Al contratar trabajadores informales, los empleadores y los trabajadores evitan ciertos gastos y ganan flexibilidad al evitar la regulación laboral. A diferencia de sus colaboradores formales, los empleados informales están excluidos de las prestaciones sociales y carecen de la protección de diversas garantías reglamentarias, incluidas las restricciones al salario mínimo y a los horarios, las normas de seguridad y los pagos por despido.

Si bien puede alegarse que algunos trabajadores prefieren compensar estos beneficios por flexibilidad y retenciones de impuestos más bajas o  nulas, la lucha contra la informalidad es una cuestión apremiante debido a sus posibles consecuencias negativas para el crecimiento agregado y la volatilidad de la producción, la desigualdad salarial, los resultados sanitarios y  futuras oportunidades de empleo.

Políticas de “zanahoria” vs. políticas de “garrote”

En términos generales, los intentos de los responsables de la formulación de políticas de abordar la informalidad se agrupan en dos enfoques principales: aumentar el costo por incumplimiento; y aumentar el atractivo del cumplimiento.

El primer enfoque incluye el aumento de las multas y el seguimiento. El segundo enfoque abarca políticas que reducen los costos de registro y los impuestos sobre la nómina, o que ofrecen a los establecimientos que cumplen con las normas acceso a contratos, beneficios, o subsidios gubernamentales.

Las disminuciones en los impuestos sobre la nómina tienen efectos ambiguos en el empleo formal. El impacto varía según los países y las industrias. Una revisión exhaustiva de las pruebas de investigación  concluye que la posibilidad de que los impuestos sobre la nómina sean más bajos para aumentar la formalización, es mayor cuando los salarios mínimos son vinculantes y la calidad de las prestaciones sociales financiadas a través de las contribuciones al seguro social es baja. En otros lugares, es probable que los impuestos sobre la nómina conduzcan a cambios salariales sin un efecto significativo en el empleo formal.

Investigaciones anteriores revelan que el aumento de las inspecciones puede tener consecuencias no deseadas, y que el efecto global depende de características específicas de la economía, incluyendo el valor que los trabajadores asignan a un trabajo formal y la magnitud de la reasignación que puede ocurrir entre los trabajos formales e informales. El aumento de la supervisión puede conducir a un mayor desempleo por la disminución de la creación de empleos, pero este efecto se  mitiga si los puestos de trabajo se reasignan al sector formal donde la tasa de separación de puestos de trabajo es menor.

La evidencia de Brasil indica que la aplicación de la ley reduce el tamaño de las empresas y aumenta el desempleo. El monitoreo  también puede reducir los salarios en el sector formal e inducir a los trabajadores informales poco calificados a hacer la transición a trabajos formales pagados con el salario mínimo.

En México, hay evidencia de que las inspecciones aleatorias aumentan los costos de las empresas de contratar (y mantener) trabajadores informales. Después de una inspección:

  • Los empleados informales experimentan un aumento inmediato en la probabilidad de ser “promovidos” a un trabajo formal.
  • Estas formalizaciones se producen sin una disminución de los salarios.
  • Las empresas más pequeñas son más propensas a formalizar a sus actuales trabajadores informales.
  • En empresas más grandes, las inspecciones conducen a una disminución de la creación formal de empleo y a un aumento de la destrucción formal de puestos de trabajo.
  • El crecimiento formal del empleo disminuye después de una inspección y permanece dos puntos porcentuales por debajo de sus niveles previos a la inspección hasta por 18 meses.

La formalidad hace que los trabajadores sean más atractivos para los futuros empleadores

Los efectos de una inspección pueden ser duraderos para los trabajadores. El monitoreo no sólo aumenta la probabilidad de formalización en la empresa inspeccionada. Una vez que un trabajador deja al empleador inspeccionado, sus posibilidades de conseguir un trabajo formal con el próximo empleador mejoran.

Interpretamos este hallazgo como consistente con los empleadores que utilizan la trayectoria previa del mercado laboral de los trabajadores como una señal de sus habilidades que de otro modo no se observan. Al contratar a un nuevo trabajador, los empleadores pueden confiar en la trayectoria del mercado laboral de los trabajadores para determinar su capacidad.

Por lo tanto, dos trabajadores con trayectorias similares tienen una probabilidad similar de obtener una oferta y un salario inicial con un nuevo empleador. A medida que el nuevo empleador aprende más sobre el trabajador, sus salarios comienzan a divergir.  El estatus de formalidad previo es un componente importante de la trayectoria de un trabajador: indica a los nuevos empleadores que el trabajador es apto para un trabajo formal.

Nuestro hallazgo de mayores probabilidades de encontrar trabajo formal con un empleador diferente después de una inspección también implica que los impuestos sobre la nómina y los costos de registro no son los únicos costos asociados con la formalización. Los empleadores también deben sopesar el costo derivado de aumentar las opciones externas de los trabajadores.

Esto puede explicar por qué las transiciones de empleos informales a empleos formales a menudo suelen ir acompañadas de aumentos salariales. Los empleadores deben aumentar los salarios de los trabajadores recién formalizados para evitar perderlos ante otras empresas que ahora están mejor informadas sobre sus capacidades.

Observaciones finales

Las políticas encaminadas a aumentar el empleo formal y el cumplimiento de la regulación laboral pueden tener consecuencias no deseadas. Si el valor percibido de los beneficios obligatorios es bajo, la evidencia indica que la reducción de los impuestos sobre la nómina tiene efectos menores en la formalización. Si el valor es alto, una aplicación más estricta puede conducir a salarios más bajos y a un aumento del salario mínimo, así como empleos formales.

Un programa generalizado de inspecciones aleatorias puede aumentar el empleo formal en las empresas inspeccionadas y tener repercusiones en las empresas con las que las empresas inspeccionadas compiten por los trabajadores.

 

Brenda Samaniego de la Parra
Assistant Professor, University of California at Santa Cruz