• 16 Apr 19
  • Posted by Halim, Daniel , Kleemans, Marieke , Akresh, Richard
  • Educación

La construcción de escuelas que impulsan resultados a largo plazo e intergeneracionales

¿La inversión en la construcción de escuelas, promueve un mayor rendimiento escolar y el impacto mejora la vida futura de los estudiantes y de la próxima generación? En este artículo se examina el impacto de más de 61.000 escuelas primarias construidas por el gobierno indonesio entre 1973 y 1979, lo que prácticamente duplicó el número en el país. La evidencia muestra que los hombres y las mujeres que tuvieron acceso a la educación proporcionada por el programa de construcción se beneficiaron de mejoras significativas en su rendimiento educativo y su desempeño más adelante en la vida. Lo mismo se vio a nivel de sus hijos.

Los gobiernos de los países en desarrollo gastan aproximadamente un billón de dólares anuales en educación, y en los hogares gastan cientos de miles de millones más en educar a sus hijos. ¿Cuál es el retorno a largo plazo sobre toda esta inversión en términos de rendimiento escolar, los resultados en la vida futura de las personas y el desarrollo económico general?

El gasto público en educación puede adoptar muchas formas, incluyendo intervenciones a nivel de los maestros, programas de insumos escolares, programas de transferencia de efectivo y, por supuesto, una forma común y directa del gasto en educación: la construcción de escuelas. Si bien estos programas suelen estar motivados por la creencia de que una mayor educación se traducirá en un mayor desarrollo y crecimiento económicos, hay mucho debate sobre la eficacia de la escolarización para impulsar el crecimiento económico.

De hecho, a menudo es difícil medir el impacto ya que la elección de la cantidad de educación que se debe obtener está correlacionada con muchas características diferentes de los individuos, los hogares y las comunidades.

En los últimos años, se ha habido un progreso al utilizar “experimentos aleatorios”. Sin embargo, un análisis de más de 100 intervenciones en escuelas primarias en países en desarrollo llegó a la conclusión de que la gran mayoría de las evaluaciones se llevan a cabo poco después de que la intervención haya terminado. Esto es lamentable dado que los objetivos finales son lograr mejoras más adelante en la vida y el desarrollo económico general. No está claro si el impacto de un programa persiste o se va perdiendo con el tiempo.

Construcción de escuelas en Indonesia

En un estudio reciente, examinamos el impacto de uno de los mayores programas de construcción de escuelas primarias que se haya realizado jamás en una amplia gama de resultados a largo plazo e intergeneracionales, de los cuales muchos no han sido estudiados antes.

Entre 1973 y 1979, el gobierno indonesio construyó más de 61.000 escuelas primarias, lo que prácticamente duplicó el número en el país. Este programa masivo de construcción de escuelas fue financiado parcialmente por el auge del petróleo que hizo que subieran los ingresos del gobierno.

El programa se diseñó con el objetivo específico de reducir las disparidades regionales. Como tal, se dirigió a zonas en que la matrícula en la escuela primaria era baja, especialmente en las islas más distantes de Indonesia.

En la figura 1 se presenta un mapa de Indonesia que muestra la distribución geográfica del número de escuelas construidas en cada distrito. En promedio, el programa añadió más de 200 escuelas por distrito o dos escuelas por cada 1.000 niños en edad de asistir a la escuela primaria.

 

Figura 1: Distribución espacial de las escuelas construidas entre 1973 y 1979 en Indonesia

El gobierno contrató y capacitó a maestros nuevos y pagó sus salarios para trabajar en estas escuelas recién construidas. Sin embargo, según el Banco Mundial, el porcentaje de maestros que cumplían la calificación mínima de tener un diploma de educación secundaria superior no varió durante este período.

Utilizamos datos del 2016 representativos a nivel nacional de Indonesia, que contienen información sobre una amplia gama de resultados relacionados con la educación, el empleo, la migración, los niveles de vida, los impuestos y el matrimonio. Utilizamos el análisis de “diferencia en diferencias” basado en la variación entre distritos geográficos en cuanto al número de escuelas construidas y entre cohortes de nacimiento para determinar si se beneficiaron del acceso a las nuevas escuelas.

Impacto a largo plazo de la educación

En la figura 2 se resumen las principales conclusiones y se muestran grandes mejoras en una amplia gama de resultados (cada uno combinado en un índice). Como era de esperar, la construcción de escuelas conduce a mejores resultados educativos. Estudios anteriores han mostrado esto para los hombres; y confirmado que esto también mejora la educación de las mujeres.

Como adultos, los hombres que se benefician de la construcción de escuelas tienen más probabilidades de tener empleo, trabajar en el sector formal, trabajar en el sector no agrícola y migrar. Las mujeres que se benefician de la construcción de escuelas tienen más probabilidades de migrar y de tener menos hijos.

Los hogares en los que uno de los padres se beneficia de la construcción de escuelas tienen niveles de vida más altos, mejores viviendas, más activos y pagan más impuestos. Si bien aumentan las inversiones en nutrición y salud, no encontramos ninguna mejora en los resultados en materia de salud. La construcción de escuelas da lugar a mejores resultados en el mercado matrimonial, ya que los cónyuges son más educados, y es más probable que sean alfabetizados y que hayan migrado.

 

Figura 2: Impacto de la construcción de escuelas en los índices de resultados a largo plazo e intergeneracionales

En la figura 3 se destaca la dinámica de género del impacto de la construcción de escuelas en la educación. Muestra el cambio en la probabilidad de terminar al menos cierto número de años de educación. En el caso de las mujeres, el impacto se concentra en la escuela primaria, mientras que en el de los hombres, el impacto se extiende a lo largo de la escuela secundaria inferior y superior.

Figura 3: Impacto de la construcción de escuelas sobre la probabilidad de que un individuo de primera generación asista al menos a n años de escolarización

Impacto intergeneracional de la educación

Los padres que se benefician de la construcción de escuelas transmiten esos beneficios a la próxima generación.

En la figura 4 se muestra la probabilidad de que un niño de segunda generación termine por lo menos cierto número de años de escuela. Exploramos el impacto dependiendo de si el padre o la madre se benefician de la construcción de la escuela y si tienen un hijo o una hija.

No encontramos un impacto durante la educación primaria porque es casi universal entre los individuos de segunda generación. Pero el impacto se extiende a lo largo de la educación secundaria y terciaria. En relación con los niveles de línea de base, los mayores impactos se producen en la educación terciaria con tamaños de efecto que indican un aumento del 20 al 25% en la probabilidad de que el niño de segunda generación termine la universidad.

La figura 4 también muestra importantes diferencias de género. Los padres que se benefician de la construcción de escuelas consideran que el impacto es mayor para sus hijas que para sus hijos, y una madre que se beneficia de la construcción de una escuela goza de un impacto intergeneracional mayor que el padre.

Al ampliar el enfoque del trabajo anterior a los hombres para estudiar el impacto de la construcción de escuelas en las mujeres, encontramos diferencias de género para los resultados de la primera y la segunda generación. Exploramos los mecanismos que impulsan la transmisión intergeneracional de la escolarización. Los resultados del mercado matrimonial parecen desempeñar un papel crucial, en especial si el cónyuge ha terminado la escuela primaria, es alfabetizado, trabaja en el sector formal o trabaja fuera de la agricultura.

Figura 4: Impacto de la construcción de escuelas sobre la probabilidad de que un individuo de segunda generación asista al menos a n años de escolarización

Tasa de retorno e impactos fiscales de la construcción de escuelas

Para cuantificar las implicaciones a nivel de políticas, realizamos un análisis de costo-beneficio en el que creamos un modelo contable para calcular los costos de la construcción de escuelas y los consiguientes beneficios descontados para el gobierno en términos de mayores ingresos fiscales y el mejoramiento general de los niveles de vida de la población indonesia.

Nuestro análisis de costo-beneficio pone de relieve que, bajo todos los supuestos razonables, la construcción de escuelas se paga por sí misma en términos de ingresos fiscales adicionales esperados, sin mencionar los beneficios adicionales de los mejores niveles de vida.

Encontramos que la construcción de escuelas produce un aumento de los ingresos fiscales que compensan directamente los costos de construcción en un plazo de 40 años. Además, la mejora del nivel de vida de la población indonesia genera altas tasas internas de retorno, que oscilan entre el 13 y el 21%, y los beneficios superan los costos en un plazo de 17 a 30 años después de la construcción de las escuelas.

Asimismo, dada la transmisión intergeneracional observada de la educación, los beneficios probables a largo plazo son aún mayores. Estos resultados constituyen un respaldo sólido para la relación costo-eficacia de las intervenciones de construcción de escuelas.

Authors:

 

Richard Akresh es profesor asociado de economía en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. Su investigación se centra en la salud infantil y la educación. 

Daniel Halim es un microeconomista aplicado que trabaja en el Grupo de Género del Grupo del Banco Mundial. Su experiencia en investigación incluye estudios sobre trabajo, educación y género.

Marieke Kleemans  es profesora asistente en el Departamento de Economía de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, con intereses de investigación en economía del desarrollo y economía laboral, así mismo trabaja en temas relacionados con la migración.