Derechos básicos e igualdad

Pobreza urbana: ciudades, barrios marginales y la necesidad de acciones políticas.

6 min

by

Emily Rains and Anirudh Krishna

Los países en desarrollo serán predominantemente urbanos para el año 2030. Si bien la urbanización está históricamente asociada con el desarrollo y la extensa movilidad social, sus efectos sobre la movilidad social en las ciudades del hemisferio sur son más variables y menos uniformemente optimistas. Mejorar la vida de los pobres de las zonas urbanas requerirá respuestas políticas cuidadosas y sostenidas.

A medida que los países en desarrollo se urbanizan rápidamente, la pobreza se está convirtiendo en un fenómeno cada vez más urbano.  En todo el hemisferio sur, la mayoría de los residentes urbanos trabajan  en la economía informal en posiciones volátiles y mal remuneradas que brindan oportunidades limitadas para la movilidad ascendente. Viven en barrios marginales superpoblados, que proporcionan refugio e infraestructura inadecuados, y dejan a los residentes en riesgo de desplazamiento (Figura 1).

La mayoría de los residentes de los barrios marginales permanecen atrapados en la pobreza y el mismo lugar durante generaciones. Aliviar la pobreza y vulnerabilidad urbana plantea uno de los desafíos clave de desarrollo de nuestro tiempo.

Figura 1. Los barrios marginales abarcan una amplia gama de condiciones de vida (inadecuadas).

Vale la pena recordar que los barrios marginales y las condiciones similares a los barrios marginales también estaban muy extendidas en las ciudades ricas de hoy, como Londres, Nueva York y París (Figura 2). Estas condiciones no desaparecieron automáticamente a consecuencia del desarrollo económico impulsado por la industria.

Más bien, estas y otras ciudades y países occidentales promulgaron políticas intensivas y reformas legales centradas en las protecciones laborales y de vivienda, la inversión en salud pública y educación, y una serie de otras intervenciones públicas. La combinación de oportunidades de empleo urbano e inversiones gubernamentales en capital humano y programas de redes de seguridad social ayudó a facilitar una amplia movilidad ascendente.

Figura 2. Barrios marginales a lo largo del tiempo.

Foto de Charles Marville, París, 1872 (izquierda) y del autor, Bangalore, 2018 (derecha)

Comparación de la urbanización contemporánea e histórica.

Las inversiones y regulaciones gubernamentales análogas están notablemente ausentes en  los países en desarrollo hoy en día, a pesar de ser aún más cruciales. Hay al menos dos diferencias clave entre las tendencias de urbanización contemporáneas e históricas que exacerban la persistencia de la pobreza urbana en la actualidad.

En primer lugar, hay muchas más ciudades “luchadoras” que ahora experimentan un rápido crecimiento de la población junto con un progreso económico sombrío. Muchos de los pobres de las zonas urbanas en estas ciudades enfrentan desempleo y subempleo en lugar de oportunidades transformadoras.

En segundo lugar, los pobres de áreas urbanas de hoy experimentan informalidades generalizadas que los dejan desconectados de los apoyos institucionales.  La gran mayoría de los residentes urbanos en el hemisferio sur trabajan informalmente: hasta el 75% en América Latina, el 85% en el sur de Asia y el 97% en el África subsahariana. Esto les impide acceder a muchos programas de redes de seguridad del gobierno. Sin derechos de propiedad, muchos residentes de barrios marginales luchan por acceder a los mercados financieros y a la provisión de infraestructura vinculada a títulos formales.

Además, un gran número de personas en barrios marginales carecen incluso de los documentos de identidad más básicos de la ciudad, y toda su existencia urbana sigue sin ser reconocida por el Estado. Estas desconexiones institucionales extremas dejan a los residentes de los barrios marginales en parte vulnerables a las crisis, una realidad que ha quedado al descubierto por los impactos devastadores de la pandemia mundial del coronavirus.

Acción política para los barrios marginales urbanos de hoy.

No esperamos ver ganancias transformadoras para los más de mil millones que viven en barrios marginales urbanos sin una gran cantidad de apoyo político planificado. Con este fin, son necesarios tres enfoques principales.

Documentar números y necesidades.

En primer lugar, se necesita mucha más evidencia, tanto para documentar el número de personas que viven en barrios marginales, como para comprender sus necesidades políticas específicas. En la actualidad, los barrios marginales están muy subestimados y poco comprendidos.

Abunda la concepción errónea de que los residentes de los barrios marginales, en lugar de estar atrapados persistentemente en los márgenes urbanos, son en gran medida transitorios, ya sea migrantes circulares que planean regresar a sus raíces rurales o migrantes pobres que se benefician rápidamente de la economía urbana y eventualmente ascienden a viviendas formales. La subestimación y las percepciones erróneas contribuyen a la grave falta de voluntad política para invertir en esta población vulnerable.

Crear oportunidades para habilidades, trabajos y conexiones.

En segundo lugar, las intervenciones deben centrarse en crear oportunidades para los residentes de zonas urbanas. Esto requiere inversiones en educación y formación profesional, así como en creación de empleo y accesibilidad.

La difusión de la tecnología global ha ampliado la gama de tareas que pueden automatizarse, lo que resulta en una creciente prima educativa;  pero el residente promedio de los barrios marginales de hoy no ha completado la escuela secundaria.  Los gobiernos y las empresas también deberían ser más innovadores en la creación de nuevos empleos que puedan aprovechar las habilidades de nivel medio, que actualmente están subutilizadas.

Más allá de centrarse en el desarrollo de habilidades y la creación de empleo, los planificadores y los responsables políticos deben considerar cómo los factores contextuales locales crean barreras para el acceso al empleo. La evidencia de Medellín, Colombia, muestra cómo invertir en transporte asequible que conecte los barrios marginales de la periferia urbana con partes de la ciudad que son económicamente vibrantes puede tener consecuencias importantes para el acceso al mercado laboral.

Reconocer la necesidad de una mayor formalización del trabajo, la vivienda y los servicios públicos.

En tercer lugar, cualquier solución política que reconozca la dignidad de los habitantes de barrios marginales debe incluir esfuerzos para formalizar su derecho a la vivienda, el acceso a los servicios sociales y los contratos de trabajo. Sin un hogar seguro o una red de seguridad adecuada, los residentes de los barrios marginales siguen siendo extremadamente vulnerables a las crisis que amenazan con borrar cualquier ganancia potencial. Muchos siguen dependiendo del criterio de los políticos para acceder a apoyos gubernamentales cruciales.

La formalización progresiva de varias dimensiones de la informalidad, en términos de contratos de trabajo, contratos de arrendamiento, documentos de identidad, seguros laborales y de salud, etc., es necesaria en los barrios marginales de hoy, tal como se requerían estas protecciones en el pasado.

Para promover el desarrollo urbano inclusivo, los responsables de formular las políticas y los profesionales deben reconocer el gran número de personas que viven en barrios marginales, apoyar las perspectivas de movilidad ascendente y mitigar los riesgos de descensos a la baja. Sin estos esfuerzos, muchos de los pobres más vulnerables permanecerán atrapados en los márgenes de las ciudades que ayudan a construir.

 

Emily Rains
Assistant Professor, Louisiana State University
Anirudh Krishna
Edgar T. Thompson Professor, Duke University