GlobalDev y la salud mental

Las guerras, las pandemias y los desastres ambientales pueden tener un impacto perjudicial en la salud mental. GlobalDev ha publicado varias columnas sobre este desafío creciente, aunque desatendido, en los países en desarrollo, y las posibles respuestas políticas.

Según la Organización Mundial de la Salud, una de cada ocho personas o 970 millones de personas en todo el mundo vivían con un trastorno mental en 2019. Este número se elevó dramáticamente durante el primer año de la pandemia de Covid-19 con un aumento del 25% en ansiedad y depresión.  Sin embargo, los profesionales del desarrollo prestan relativamente poca atención a la salud mental. En GlobalDev, decidimos destacar las interacciones de la salud mental y el desarrollo con una series de columnas sobre el tema. Esto es lo que hemos aprendido hasta ahora.

Como Marc Rockmore y sus colegas lo expresaron en su artículo Desafíos de salud mental del desarrollo y el medio ambiente, “los trastornos de salud mental son una preocupación de desarrollo de primer orden.” Las enfermedades mentales no solo conducen a gastos directos en materia de salud general, sino que también se ha demostrado que los trastornos de salud mental tienen un impacto importante en las profesiones, los mercados laborales y las ganancias.

Los autores explican que la exposición temprana a traumatismos considerables en la vida no es una causa exclusiva de problemas de salud mental en los adultos. De hecho, la investigación encuentra que eventos como las fluctuaciones de ingresos y las variaciones climáticas también pueden ser una causa de trastornos mentales.

 

Desafíos de salud mental del desarrollo y el medio ambiente

 

Del mismo modo, en su artículo sobre Salud Mental y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Crick Lund explica que la depresión, la ansiedad, el trastorno de estrés postraumático y la esquizofrenia están determinados socialmente y, por lo tanto, tratarlos sin abordar el entorno que los causa podría ser contraproducente. Como él dice, “¿por qué tratar a las personas solo para enviarlas de vuelta a las circunstancias que las enfermaron en primer lugar?”

Lund pide una agenda de desarrollo integrada que utilice la salud mental como medio y objetivo del desarrollo internacional. Ilustra esta necesidad de la siguiente manera: “la reducción de la violencia de género, las transferencias de efectivo, las mejoras en la vivienda, la mejora de la educación y las respuestas tempranas a las emergencias humanitarias conllevan beneficios para la salud mental, y su impacto y sostenibilidad podrían mejorarse con intervenciones integradas de salud mental”.

 

La salud mental y los Objetivos de Desarrollo Sostenible

 

Otro factor importante que afecta la salud mental es la exposición al conflicto. En su artículo “Intervenciones en materia de salud mental documentadas en países tras un conflicto”, Theresa Betancourt sugiere utilizar programas de educación y capacitación laboral como posibles plataformas de prestación de servicios en materia de salud mental.

Según explica, uno de cada seis niños vive en países afectados por conflictos, lo que puede tener graves consecuencias para su salud mental, aumentando el riesgo de depresión, ansiedad y trastornos traumáticos. Además, si bien el conflicto profundiza la necesidad de atención médica, también destruye la infraestructura de atención médica, dejando a la mayoría de las personas que sufren trastornos mentales sin tratamiento. Por lo tanto, “la integración de intervenciones en materia de salud mental documentadas en plataformas de entrega innovadoras, como programas educativos, de empleo y emprendimiento juvenil, puede ser clave para apoyar el funcionamiento diario y las relaciones interpersonales de los jóvenes.”

 

Intervenciones en materia de salud mental documentadas en países tras un conflicto

 

No podemos mencionar la salud mental sin hablar de la pandemia. Como se mencionó anteriormente, durante el primer año de la pandemia, hubo un aumento del 25% en los casos de ansiedad y depresión.

En su artículo “Gastos en materia de salud mental debido a los confinamientos: evidencia de los toques de queda en Turquía”, Onur Altindag y sus colegas muestran que, a corto plazo, la movilidad restringida condujo a una disminución considerable de la salud mental a través del aislamiento social y físico, especialmente entre las poblaciones más vulnerables.

 

Gastos en materia de salud mental debido a los confinamientos: evidencia de los toques de queda en Turquía

 

La disminución de la salud mental tras la pandemia también se mencionó en varios de nuestros artículos sobre la lucha contra la inseguridad alimentaria durante el Covid-19,  la resiliencia a través de la pandemia y las formas en que los think-tanks del sur han respondido a los desafíos vinculados a este periodo

¿Es usted un investigador interesado en escribir sobre salud mental y desarrollo para GlobalDev? Lea nuestro one pager y style guide y envíenos su propuesta en editors.globaldevblog@gdn.int.

 

Autora:

Catherine Otayek es administradora de GlobalDev Blog y especialista en comunicación de Global Development Network (GDN).